fbpx

La economía madrileña crecerá un 4,3% en 2022 y un 2,6% en 2023 según las previsiones de BBVA Resarch

1x1
La economía madrileña crecerá un 4,3% en 2022 y un 2,6% en 2023 según las previsiones de BBVA Resarch

Según las previsiones de BBVA Research, presentadas en el 'Informe Madrid' a los medios de comunicación, la Economía madrileña podría crecer un 4,3% en 2022 y un 2,6% en 2023.

Así, según el informe presentado, en 2023 el PIB de la región podría recuperar el nivel precrisis, por encima de la recuperación del conjunto de España. La reducción del riesgo sanitario y la utilización de parte del ahorro acumulado durante la pandemia permitirán un fuerte avance del consumo y la progresiva recuperación del turismo urbano y de negocios. Esto, junto a la aceleración en la ejecución de los fondos europeos Next Generation EU (NGEU), favorecerá la recuperación de la economía madrileña.

De cumplirse estas previsiones, Madrid crearía, en promedio, unos 126.000 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 10,3%. Este nivel de paro sería el más bajo desde 2008. En todo caso, la invasión de Ucrania, las consecuencias de las sanciones sobre la economía rusa, o el aumento del coste de la energía y la subida de tipos de interés tendrán un efecto negativo sobre la actividad. El impacto final dependerá de las medidas que se tomen y del tiempo que se prolongue el conflicto.

Según el último informe ‘Situación Madrid’, presentado por Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, y Juan Carlos Hidalgo, director de la Territorial Centro de BBVA, en 2021 la economía madrileña habría crecido un 5,0%. La aceleración del gasto de los hogares y empresas madrileñas, el avance de los servicios y las exportaciones, así como el impacto de las políticas públicas habrían apoyado esta recuperación.

A principios de año, la mejora de los indicadores sanitarios y la utilización del ahorro acumulado durante el confinamiento explicarían la progresiva recuperación del sector turístico, y en particular del turismo urbano y de negocios, que habría impulsado el consumo. Así, según los últimos datos disponibles, en Madrid el gasto realizado con tarjeta de crédito o débito de BBVA, o en TPV de BBVA, por residentes en España se mantiene en torno a un 35% por encima del realizado en 2019. Por sectores, destaca el gasto presencial con tarjeta en el sector de transportes y restauración, que en junio superó en más de un 50% el valor del mismo mes de 2019. Por el contrario, el gasto asociado a belleza, agencias de viaje, moda y Deportes se habría moderado, por lo que no habría recuperado el nivel previo a la pandemia.

Asimismo, el mercado laboral madrileño ya habría recuperado el nivel de afiliación a la Seguridad Social previo a la crisis. En concreto, los datos hasta junio muestran que el dinamismo en la creación de Empleo es mayor en las áreas no urbanas en las que la afiliación se situaría ya 7 puntos porcentuales (PP) por encima de los niveles precrisis. Además, los cambios en la legislación laboral están permitiendo reemplazar parte de los contratos temporales por indefinidos o fijos discontinuos, lo que podría actuar de soporte para el mercado laboral madrileño. Si esto permite lograr una mayor estabilidad en el empleo podría suponer un impulso adicional para el consumo y la mejora del capital humano.

Por su parte, las exportaciones madrileñas de bienes habrían crecido en los primeros cuatro meses de este año, en términos reales, un 37% interanual, lo que supone un crecimiento por encima del visto en el conjunto de España. En particular, ello ha sido posible por la aceleración de la venta de bienes energéticos y semimanufacturas, en especial las dirigidas a la Eurozona.

Madrid reacupera PIB prepandemia a finales de 2023

Aunque las sanciones impuestas a la economía rusa, el encarecimiento de la energía y de las materias primas y la aceleración de la inflación condicionarán el avance de la actividad regional, el crecimiento continuará elevado durante los próximos dos años.

La especialización sectorial de la economía madrileña hace que en términos de intensidad de consumo energético esta comunidad se encuentre por debajo de la media nacional. Además, el PIB de Madrid está menos expuesto a las importaciones de energía, materias primas y semimanufacturas, cuyos mercados internacionales están siendo más distorsionados por la guerra en Ucrania.

En este contexto, el Servicio de Estudios de BBVA prevé que el PIB madrileño crezca un 4,3% en 2022 y un 2,6% en 2023. Con ello, a finales del próximo año, el PIB de Madrid podría superar casi en un 1% el nivel precrisis, en línea con el conjunto de España. De cumplirse estas previsiones, la economía madrileña crearía, en promedio, unos 126.000 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 10,3%, la más baja desde 2008.

Incertidumbre por el aumento de la inflación

El escenario de recuperación previsto para los próximos trimestres podría verse afectado por el aumento de la inflación, debido en parte al elevado coste de la energía. En concreto, en junio la inflación general se situó en Madrid en el 9,5%, mientras que en España alcanzó el 10,2%. También la inflación subyacente de la comunidad (5,2%) fue inferior a la del conjunto de España (5,5%).

Asimismo, aunque el impacto directo de la caída de la demanda en las economías de Rusia y Ucrania es reducido, el encarecimiento de los combustibles y de las materias primas limita en mayor medida la recuperación de las zonas industriales y supone un reto para su competitividad. Se estima que el aumento del precio del petróleo podría restar 1,2 pp al crecimiento medio anual del PIB madrileño durante estos dos años. A esto se añade el efecto del conflicto en Ucrania en los precios de otros productos relevantes en la región como los fertilizantes.

Se mantiene también la incertidumbre respecto a las inversiones asociadas a la ejecución de los Fondos NGEU. En particular, la utilización de los mismos para proyectos transformadores y de forma eficiente, y los plazos en los que se ejecuten estos proyectos, son esenciales para alcanzar una recuperación inclusiva y que no se dilate en el tiempo. En Madrid la distribución de fondos a programas destinados a transición verde, digitalización y protección social, principalmente, ha sido algo mayor que en el conjunto de España mientras que en programas para impulsar el turismo de la región ha sido menor. Continuar avanzando en la mejora del capital humano es clave, en particular en el actual contexto de tensiones en el mercado laboral en el que las empresas no logran cubrir todas sus vacantes.

Por otra parte, los riesgos debidos a la COVID-19 se han reducido, pero aún persisten y no se puede descartar que surjan nuevas cepas, que podrían afectar negativamente, y especialmente a las zonas turísticas, como ya se vio en oleadas anteriores.

En todo caso, el sesgo sobre estas previsiones dependerá de las medidas públicas para paliar los efectos del conflicto en Europa del Este sobre empresas y familias, así como del tiempo que se prolongue este contexto.