fbpx

Sorolla, el pintor de la luz, funde a negro

Sorolla, el pintor de la luz, funde a negro

El Museo Sorolla exhibe desde mañana y hasta noviembre la exposición "Sorolla en negro" donde, pese a lo que se pueda imaginar, trata "sobre el color, intenso, brillante y elegante, el negro".

Así lo ha expresado este lunes, durante la presentación, el comisario de la exposición el catedrático de Historia del Arte y exdirector del Museo de Bellas Artes de Valencia, Carlos Reyero.

Reyero ha señalado que el negro para Sorolla forma parte de la "realidad, de la tradición pictórica española y de la moda", reflejo de pintores como El Greco, Goya o Velázquez y de grandes pintores extranjeros, que forman parte de sus referencias pictóricas.

Precisamente, abre la exposición un "Retrato de Bartolomé Cossío", el historiador, un hombre elegante y atractivo es "reinterpretado por Sorolla a través de el Greco", que se expone después de décadas.

Otro de los cuadros emblemáticos es el de La Reina María Cristina. Estudio para La Regencia, ca. 1903-1905., recientemente restaurado, recuperado de los fondos del museo, o el de su hija María pintando, una obra inacabada, que hasta ahora no se había expuesto.

Según Reyero, Sorolla, considerado como el pintor de la luz, no utiliza el negro para oscurecer "emplea el negro puro, buscando cercanías con los grises", como se observa en la primera sala donde el comisario ha creado un "espacio de sosiego para que el espectador perciba, a través de los retratos, que sus protagonistas no tienen prisa, no parece que posan", simplemente están sin afectación, con tranquilidad.

El negro en la pintura de las mujeres de su familia aparece como un tono elegante y también los grises "como si no necesitase color para dar luz" a su rostro; el negro como tono que "intensifica los contrastes".

Reyero apunta que todas las culturas cargan el negro de simbolismo y Sorolla lo hace con un concepto asociado a la España negra, a la muerte, al mal, como es el caso de "Trata de blancas", donde junto a prostitutas la celestina va vestida de negro.

Un color con el que representa a bebedores como "El segoviano" o "Estudio para Otra Margarita", "que representa a una mujer acusada de abortar, con el que Sorolla ganó la primera medalla en la Exposición Nacional de 1892, cuadros que no hablan de la alegría de vivir sino del peso de la amargura".

Sobre la pared una frase del pintor dirigió a sus discípulos: "¿Qué daño os ha hecho el negro?". No le gustaban los días grises porque pintaba al aire libre, sin embargo, no faltan cuadros con tormenta como "Día gris en la playa de Valencia", subraya el comisario, quien incide en que para el pintor "las sombras de las barcas eran un lugar de menos luz".

La exposición, que cuenta con el patrocinio de Fundación Iberdrola España y Fundación Mutua Madrileña, se compone de 62 obras 42 procedentes de las colecciones del Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla, 13 de colección particular y 7 de otras instituciones como el Museo Nacional del Prado, Banco de España o el Museo de Málaga.