fbpx

Serrano: "Si la gente quiere a una Ayuso en su municipio deberá votar al PP"

Serrano:

Apenas se cumple una semana de su nombramiento como secretario general del PP de Madrid, pero Alfonso Serrano ya se ha puesto a trabajar para lograr el "reto" de trasladar en 2023 los resultados del 4 de mayo al 'cinturón rojo' de la región, un liderazgo que asume en una "nueva etapa" para el partido, en la que cree que hay que "olvidar" la crisis interna reciente con Pablo Casado.

"Si la gente quiere a una Ayuso en su municipio deberá votar al candidato del PP para que todo vaya en sintonía", ha afirmado Serrano en una entrevista.

Isabel Díaz Ayuso le ha puesto al frente de la formación en Madrid tras ser encumbrada en el congreso autonómico del pasado fin de semana y, previsiblemente, dejará su papel como 'escudero' de la presidenta en la Asamblea de Madrid la próxima semana, cuando la dirigente 'popular' proponga a Pedro Muñoz Abrines como portavoz del PP en la reunión del grupo parlamentario previa al pleno del 2 de junio.

A partir de ese momento, aunque continuará como diputado, Serrano pasará a dedicarse exclusivamente a su labor dentro del partido, con el "objetivo" de recuperar los tradicionales feudos socialistas, "la finalidad con la que se lanzó el proyecto de Díaz Ayuso para liderar el PP de Madrid", ha declarado.

Uno de los principales motivos por los que Ayuso reclamaba la celebración del congreso a la anterior dirección nacional encabezada por Pablo Casado era poder comenzar a trabajar en los equipos municipales para las elecciones de 2023, pero se topó con el rechazo de Génova, que se negaba a que la presidenta regional se hiciera también con el mando orgánico del partido.

En el cónclave, apenas hubo una sola mención de la exsecretaria general del PP de Madrid Ana Camins a Pablo Casado, a quien se 'borró' del vídeo inaugural. Para Serrano fue "un gesto" para "obviar determinadas cuestiones", en alusión a la crisis interna que dinamitó el partido, con acusaciones cruzadas de espionaje y corrupción por el contrato relacionado con el hermano de Ayuso.

"Personalmente, si me gusta olvidar ciertas cosas que han pasado en el partido porque si las recordamos sería perjudicial para terceros, no para mi ni la propia presidenta", ha expresado Serrano, y ha apuntado que en ese vídeo se hacía referencia a lo que se ha logrado en Madrid gracias a los gobiernos del PP, de los que Casado no ha formado parte.

"Por eso, aparece José María Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz Gallardón, el propio alcalde José Luis Martínez-Almeida, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes... Por eso aparecen José María Aznar o Mariano Rajoy... Porque fueron presidentes del Gobierno, porque lideraron políticas que beneficiaron a Madrid", ha precisado.

Sobre el enfrentamiento abierto entre Ayuso y Casado, Serrano ha asegurado que la presidenta regional nunca quiso que "se presionara ni nadie se significara" para que se situara en determinado bando.

"Se planteó una dicotomía interesada por parte de algunos de que o estabas con Ayuso o estabas con Casado, y era mentira, una falacia. Lo que queríamos era estar con Ayuso para ayudar a la dirección nacional", ha espetado.

Tras la salida de Casado y la llegada de Alberto Núñez Feijóo a Génova, Ayuso ha cumplido su deseo de tomar las riendas del PP de Madrid para convertirlo en un partido "abierto, alegre, inconformista, que va a dar todas las batallas en la calle y en las instituciones".

A su nuevo equipo, renovado al completo sin dejar rastro del 'casadismo', Ayuso le ha exigido "humildad", "trabajo" o "respeto al afiliado", unas cualidades que Serrano no ha querido entrar a valorar si el anterior PP de Madrid carecía de ellas, si bien ha comentado que "aquí muchas veces ha habido gente que piensa que siempre tienes que estar en algún sitio".

Por ello, Ayuso ha elegido a personas que no estaban "en primera fila", pero han hecho "un trabajo callado, anónimo, y que ahora tienen esa oportunidad", ha explicado el nuevo secretario general, que ha atribuido el "éxito electoral y social" de la presidenta regional a que los madrileños se han sentido identificados con su manera de "entender la política, de hablar, de afrontar los problemas, y que no hay nada impostado".

"Se trata de que esa naturalidad con la que ejerce su liderazgo , lo hagamos también en el partido", ha añadido.

Queda por renovar a "los viejos" de Nuevas Generaciones del PP, para que su dirección esté liderada "por gente más cercana a los 20 que de los 30 años", ha declarado Serrano, que ha incidido en que los jóvenes deben tener "un canal de comunicación con el partido" que no ha existido en esta última etapa.

A un año de las elecciones de 2023, Serrano confía en que Vox no le ponga demasiadas piedras al PP en el camino para marcar distancia y que, "más allá de una pequeña diferencia", no se una a la izquierda para frenar los proyectos para mejorar la fiscalidad, la economía, la educación o el sistema sanitario.

Con un PP rearmado con Ayuso al frente, Serrano cree que la izquierda no tiene un proyecto "alternativo" para Madrid, con Más Madrid "con una dirigente conocida solo por atacar e insultar" a la presidenta; un Podemos "sobreviviendo" y un PSOE cuyo líder "lo único que quiere es consolidarse en el seno de su propio partido".