fbpx

Comunidad de Madrid

11.51°C
Cielos claros Humedad: 55%
Jueves
5.3°C / 12.3°C
Viernes
3.64°C / 9.55°C
Sábado
6.03°C / 9.81°C
Domingo
3.34°C / 7.42°C
Lunes
6.84°C / 9.41°C
Martes
9.4°C / 10.54°C
Miércoles
6.88°C / 10.64°C

Los religiosos españoles reconocen no haber estado "a la altura" ante los casos de abusos sexuales

Los religiosos españoles reconocen no haber estado

El presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Jesús Díaz Sariego, ha reconocido que no han estado "del todo a la altura" ante los casos de abusos sexuales a menores, "también, en no pocos casos con el encubrimiento", y ha pedido estar "receptivos" ante estos y otros casos "emergentes" de abusos sexuales o de poder a religiosas.

"De todos es conocido el momento en el que nos encontramos, como Iglesia y como congregaciones, con respecto a los abusos sexuales a menores --fundamentalmente del pasado-- y los abusos de poder, de conciencia o sexuales a religiosas, realidades que justo están empezando a emerger. Hemos de ser especialmente receptivos y cuidadosos con las víctimas de dichos abusos", ha señalado el presidente de la CONFER este martes durante la sesión de apertura de la XXVIII Asamblea General de la CONFER.

Según ha dicho, les consta su "dolor y sufrimiento, callado en muchos casos durante años". "Ha sido especialmente doloroso el que las instituciones no hayamos estado del todo a la altura de lo que se hubiera esperado de nosotros al 'mirar para otro lado'. También, en no pocos casos, con el encubrimiento", ha añadido.

Por ello, este será uno de los asuntos que abordarán los religiosos durante su Asamblea, que se celebra desde este martes hasta el próximo jueves 26 de mayo.

Este encuentro se celebra bajo el lema 'Corrientes de Sinodalidad' para hacer hincapié en esta dimensión de la Iglesia, "de las más importantes de este tiempo", según ha precisado el presidente de la CONFER.

"Cada una de nuestras instituciones carismáticas ya tiene hacia sí misma un patrimonio de sinodalidad importante. En nuestro modo de gobernarnos y vivir en comunidad, en nuestra manera de discernir los signos de los tiempos", ha precisado Díaz Sariego.

Todos los consagrados y consagradas, según ha dicho, cada uno desde su vocación, quieren construir una Iglesia "fraterna, amplia, inclusiva, donde quepan todos" con "un compromiso con los más vulnerables de la sociedad". Ahora, ha añadido, están llamados a "reforzar" esa experiencia sinodal.

Asimismo, ha tenido un "recuerdo entrañable" con los religiosos y religiosas en Ucrania y en otros lugares de guerra, así como con aquellos que se encuentran en otras zonas azotadas por "la extorsión, la exclusión y la pobreza".

LA VIDA CONSAGRADA NO ES UNA REALIDAD ASILADA Y MARGINAL

Por su parte, el obispo de León y presidente de la Comisión Episcopal de la Vida Consagrada, Luis Ángel de las Heras, ha explicado que la vida consagrada "no es una realidad aislada y marginal" sino que está "en el corazón mismo de la Iglesia".

Asimismo, ha insistido en la importancia de fortalecer las relaciones mutuas para resolver los "inevitables conflictos", y ha remarcado la "conveniente coordinación y cooperación" con las diócesis, no solo con el obispo.

Durante la inauguración de la Asamblea, también ha intervenido a través de un videomensaje, el nuncio apostólico del Papa en España, Bernardito Auza, que se encuentra en Filipinas por motivos familiares.

Auza ha aclarado, recordando la homilía del Papa Francisco en la misa de inauguración de la presente etapa presinodal, que el Sínodo no es "un congreso político" ni "una convención eclesial" sino "un camino de discernimiento espiritual, de discernimiento eclesial, que se realiza en la adoración, en la oración".

"Con esta guía no caeremos confundidos en las paralelas de lo que podemos llamar corrientes de publicidad, las cuales pueden echar a perder el propósito del Papa con interpretaciones espurias a la misión evangelizadora de la Iglesia tal como él ha manifestado en diversos momentos", ha precisado el nuncio.

También ha subrayado la "preciosa ayuda, colaboración y aportación" que pueden hacer los religiosos y religiosas al proceso sinodal, con "una visión renovada de la Vida Consagrada".