fbpx

¿Por qué las parejas se separan más en verano?

¿Por qué las parejas se separan más en verano?

Se acerca el verano y con él no solo llega el calor, también aumentan los divorcios y las separaciones.

El verano es una de las épocas del año en las que se producen más rupturas de relaciones personales, tanto antes como después de disfrutar de las vacaciones.

En estos momentos es fundamental contar con profesionales que sepan orientarnos en el proceso de separación y divorcio. Una buena opción es contar con abogados de familia online.

Los motivos por los que las parejas se separan más en verano

¿Por qué las parejas se separan más en verano? Son muchos los motivos que llevan a muchas parejas a poner punto y final a su relación durante la época estival. Los más importantes son los siguientes.

Cercanía y tiempo juntos

Cuando una pareja tiene una relación saludable, las vacaciones de verano son un momento para disfrutar juntos. Sin embargo, cuando la pareja arrastra problemas, las vacaciones no hacen sino aflorar esos problemas y conflictos no resueltos. Así pues, pasar más tiempo juntos puede hacer más palpables los problemas que arrastra la pareja.

Por otro lado, se ha de tener en cuenta que en verano las parejas pasan mucho tiempo juntos, algo que no ocurre durante otras épocas del año como consecuencia del trabajo y otras responsabilidades. Esto puede traer consigo una especie de fobia y sensación de agobio.

Altas expectativas sobre las vacaciones

Otro de los motivos que pueden llevar a la pareja a poner fin a su relación son las altas expectativas que se generan en torno a las vacaciones de verano. De esta forma, cuando las vacaciones no resultan tan maravillosas como se esperaba, aparece un sentimiento de frustración que puede llevar a la pareja a romper.

Conflictos familiares

Otro de los motivos más frecuentes de las rupturas de pareja en verano son los conflictos familiares. En verano se suele pasar en familia y es en estos momentos cuando se pueden producir conflictos con la familia, sobre todo con la política.

Esto puede llevar a la pareja a discutir y, en los casos más graves, a poner fin a la relación.

Expectativas personales irreales

Son muchas las parejas que rompen antes de comenzar el verano. Esto se produce porque se generan unas expectativas personales poco reales que generan una sensación de que, por estar en pareja, nos estamos perdiendo algo.

Esto es así porque el verano es una época en la que se viaja, se conoce gente y se realizan más planes de ocio y, sin duda, es una época más propia para flirtear con otras personas.

En cualquier caso, deberemos tener en cuenta que existen dos tipos de divorcios: los divorcios contenciosos y de mutuo acuerdo. Los divorcios pueden ser de manera contenciosa, que suele ser la más difícil de llevar a cabo, ya que es la más costosa en tiempo y dinero, como nos cuentan algunos abogados de familia online registrados en la plataforma Legify. También existe el divorcio de mutuo acuerdo que es el más recomendable para las parejas madrileñas, además de necesitar solo un abogado y procurador, los tiempos son más rápidos y el proceso más sencillo.