fbpx

Profesores de "mates" quieren una Ebau más homogénea y con calculadora

Profesores de

Los profesores de Matemáticas quieren que la nueva prueba de acceso a la Universidad, que se implantará en 2024 y cuyo modelo prevé tener listo el Ministerio de Educación este mes de junio, sea más homogénea y permita usar las calculadoras, como ocurre en Portugal, Francia y otros países europeos.

Con motivo del Día Escolar de las Matemáticas que se celebra hoy día 12, el presidente de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas, Onofre Monzó, pide en una entrevista que la nueva Ebau incorpore "criterios homologables para toda España, "algo que no está ocurriendo ahora". "Sería una oportunidad de hacerlo con el nuevo modelo en el que se trabaja".

No se trata de que haya un examen único en todo el país como piden algunos, "eso tampoco sería bueno", advierte Monzó, en cuya opinión es fundamental conseguir que tanto alumnos como profesores tengan "una experiencia gratificante aprendiendo y enseñando matemáticas. No puede ser que esta clase sea un trauma para unos y otros".

En cuanto al uso de las calculadoras en la Ebau, Monzó explica que cada comunidad autónoma lo hace a su modo y recuerda que en España existe el distrito único universitario. (Los estudiantes se examinan en su región pero luego pueden elegir para estudiar cualquier universidad del país).

Por ejemplo, Castilla-La Mancha permite las calculadoras gráficas; en la Comunidad Valenciana se pueden utilizar las calculadoras científicas de última generación y en otras solo se pueden emplear la calculadoras científicas antiguas, explica Monzó, quien subraya que esta disciplina no consiste en hacer muchas operaciones sino saber cuáles son las correctas en cada caso.

A su juicio, en el siglo XXI "no tiene sentido poner puertas al campo" y considera más lógico seguir la senda de Portugal -que tiene una parte del examen con calculadora-, Italia o Francia.

En cuanto a la entrada en vigor el próximo año de los nuevos currículos de enseñanza, en los cursos impares de la ESO y el Bachillerato, el presidente de la Federación cree que no va a haber ninguna dificultad en su aplicación por parte del profesorado.

El enfoque competencial, agrega, viene recogido en las leyes españolas desde hace décadas. "¿Qué es tener competencias?: comprender, juzgar y ser capaces de usar conceptos en contextos matemáticos y no matemáticos. Lo que es nuevo es la forma en que se le llama".

"¿Cuál es el problema? que aunque eso ya estaba en las leyes y en los decretos, la realidad nos dice que muy poco gente lo estaba haciendo", explica.

De cara al próximo curso, "la diferencia de lo que van a hacer los profesores a lo que hacían es mínima. En el fondo no ha cambiado tanto, es más, las ideas de didáctica sobre las que se sustentan no son nuevas y muchos docentes hacen desde hace años; lo que tendrán que ajustar son las nuevas competencias y el nombre con el que las nombran".

Monzó reflexiona asimismo sobre lo poco que han cambiado los libros de texto en los últimos treinta años: "Habría que darles una vuelta. Muchas se han quedado en lo que venden y en lo que tienen, se han quedado en sus proyectos editoriales".

Por otro lado, anuncia que el próximo XX congreso para el aprendizaje y enseñanza de las matemáticas tendrá lugar del 3 al 6 de julio próximos en Valencia y congregará a unos 700 profesores.

Estas jornadas científicas (JAEM) están organizadas "por docentes para docentes, donde se hablará de estadística, de las enseñanzas universitarias y no universitarias, de la formación del profesorado y de experiencias y prácticas contrastadas.

"No puede ser que los alumnos vayan con miedo y con frustración a clase y que el profesor vaya a clase vaya sin pasárselo bien. Y de eso vamos a hablar en el congreso".