fbpx

Quique: "Esta es la temporada más compleja que me ha tocado vivir"

Quique:

Getafe (Madrid), 10 may.- Quique Sánchez Flores, entrenador del Getafe, declaró este martes que el partido de esta jornada frente a Osasuna podría ser el del "premio" por la salvación que tanto llevan buscando, en una temporada que, a nivel personal, ha sido la "más compleja" que le ha tocado vivir.

El Getafe tiene en su mano lograr la permanencia, un objetivo para el que depende de sí mismo y que podría alcanzar incluso la próxima jornada al tener ganada la diferencia de goles con el Mallorca.

Para conseguirlo, debería ganar a Osasuna y que el Mallorca no sumase los tres puntos ante el Sevilla, aunque también le valdría un empate si el conjunto bermellón pierde en el Sánchez Pizjuán.

Si ninguna de esas combinaciones se diera, el Getafe tendrá que esperar a la siguiente jornada, en la que recibirá al Barcelona, segundo clasificado, antes de cerrar la temporada en el Martínez Valero ante el Elche, que está virtualmente salvado.

"Frente a Osasuna veremos un partido de emociones, siempre disputado, de alta tensión, con dos equipos que se parecen mucho. Si ese es el premio a todo el esfuerzo y desgaste mental será fantástico y bienvenido sea", dijo Quique, en conferencia de prensa.

"Tenemos la sensación que somos un equipo equilibrado, que compite en cada partido, siempre está dentro del juego, y aunque hay fases en las que puede ser superado podemos competir. Los equipos que juegan bajo presión añadida tanto tiempo es que han mostrado fortaleza pero hasta los más grandes necesitan regenerar la mente", señaló.

"A nosotros nos están midiendo constantemente. No nos asustamos ante ningún tipo de oportunidades. Las oportunidades en la vida están para aprovecharlas y ojalá sepamos hacerlo con Osasuna. Tenemos que saber vivir en esta dinámica, lo hemos sabido hacer en 28 partidos, y no nos cambia nada", apuntó.

Por último, Quique Sánchez Flores evitó hablar sobre su futuro aunque analizó la temporada que está viviendo en el Getafe.

"Estoy en una etapa de maduración absoluta. Es la temporada más compleja que me ha tocado vivir después de tantos años entrenando. Me ha tocado vivir esto, está siendo una experiencia nueva, pero me siento bien. No siento que me haya quitado años de vida o la mente se haya vuelto loca. Esto nos examina para la fortaleza humana y cuando acabe la temporada explicaré cuál es el proceso", concluyó.