fbpx

88-89. Abalde mata al Obradoiro en el último segundo

88-89. Abalde mata al Obradoiro en el último segundo

Santiago de Compostela, 8 may.- Una canasta de Alberto Abalde a falta de dos décimas, tras un error de Sergio Llull en el lanzamiento, dio este domingo la victoria al Real Madrid por 88-89 sobre el Monbus Obradoiro, que desaprovechó su primer “match ball” para certificar su permanencia en la Liga Endesa, en la que los blancos se aseguran la segunda plaza.

El acierto del Obradoiro desde la línea de tres puntos le permitió dominar el duelo en el inicio ante un Real Madrid sin intensidad defensiva. Braydon Hobbs y Kassius Robertson marcaron el ritmo del choque hasta que el bloque de Pablo Laso subió su nivel en defensa.

Esa mejoría atrás y las canastas de Hanga -siete puntos en el primer cuarto- le bastaron al equipo blanco para voltear el electrónico después de un parcial 3-10 (21-23, minuto 10), que rompieron los hermanos Scrubb -Philip y Thomas- con dos triples en el inicio del segundo cuarto que devolvieron el mando al Obradoiro (27-25).

Pablo Laso movió su banquillo para mantener esa intensidad, y esa frescura le dio otro aire a su equipo. Apareció el veterano Sergio Llull, que castigó a la defensa gallega con dos triples casi consecutivos.

Moncho Fernández se desesperaba en el banquillo porque el notable ejercicio ofensivo de los suyos no se veía reflejado en el electrónico, sobre todo porque el Real Madrid seguía encestando muy fácil (35-38, 43-45).

La vuelta a pista del quinteto inicial dio aire al Obradoiro en el inicio del segundo tiempo, reactivado en ataque con un juego mucho más eléctrico y una defensa zonal que descentró a su rival. Laso paró el encuentro tras un parcial 10-3 de salida (54-49, min.23).

La mayor agresividad del Real Madrid en defensa hizo daño al Obradoiro, que sobrevivió gracias a su excelente defensa, superada únicamente con acciones individuales de los blancos, en varias ocasiones al borde la posesión (58-58, min.28). La igualdad era máxima. Laso seguía rotando, y Moncho Fernández alternando sistemas defensivas (63-62, min.30).

En el inicio del último cuarto el Real Madrid leyó bien la defensa zonal que le planteó el técnico gallego, la cual castigó con dos triples seguidos de Taylor, aunque el Obradoiro aguantó bien el ritmo anotador con un estelar Philip Scrubb hasta que los blancos pegaron un estirón tras un triple de Llull, obligando a Moncho Fernández a pedir tiempo muerto (77-82, min.35).

Con un mate de Vincent Poirier, decisivo en la pintura, el Real Madrid pareció sentenciar el partido (77-84), pero a su rival se le iba la vida y, espoleado por su afición, se reenganchó con un parcial 6-0 a falta de poco más de dos minutos (83-84), al que dio continuidad, tras el tiempo muerto de Laso, con un triple de Hobbs para ponerse dos arriba.

Sergio Llull igualó rápido y dos buenas defensas blancas -la última muy protestada por los locales por una posible falta de Deck sobre Hobbs- dio al Real Madrid la posesión a falta de 35 segundos y con el marcador igualado (86-86). Hanga falló su primer tiro libre y encestó el segundo. Faltaban 26 segundos.

Abalde y Taylor hicieron dos faltas rápidas y Moncho Fernández paró el choque para diseñar el último ataque, con sólo diez segundos por jugarse. La pizarra funcionó de maravilla, y Birutic machacó tras una asistencia de Robertson. Quedaban seis segundos. Se la jugó Lull, que falló, pero Abalde cogió el balón para enmudecer Sar con una canasta que vale un triunfo.

- Ficha técnica:

88 - Monbus Obradoiro (21+23+19+25): Hobbs (17), Robertson (12), Thomas Scrubb (8), Vicedo (6) y Birutis (13) -equipo titular- Ellenson (9), Beliauskas (3), Philip Scrubb (15), Suárez (5) y Muñoz.

89 - Real Madrid (23+23+16+27): Hanga (13), Causeur, Williams Goss (7), Yabusele (8) y Tavares (6) -equipo titular- Abalde (10), Poirier (12), Taylor (6), Deck (6), Llull (21) y Randolph.

Árbitros: Carlos Peruga, Arnau Padrós y Esperanza Mendoza

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 32 de la liga Endesa disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante unos 5.425 espectadores.