fbpx

Mónica García cuelga la bata para centrarse en la política

Mónica García cuelga la bata para centrarse en la política

La líder de Más Madrid en la Asamblea regional, Mónica García, abandonará su profesión de médica en el madrileño Hospital Doce de Octubre, a partir de junio, para centrarse en desplegar el proyecto de cara a las elecciones de 2023.

Como ha adelantando el Periódico de España y han confirmado fuentes del partido, García ha tomado esta decisión para asentar las bases del proyecto político que en las pasadas elecciones se posicionó como líder de la oposición, al sorpasar a los socialistas en 6.593 votos y logrando 24 diputados.

"Durante este tiempo, ha demostrado que es posible hacer la oposición más contundente en la Cámara a la vez que se ha recorrido municipios y distritos madrileños para escuchar a la ciudadanía y seguir construyendo una alternativa al modelo político del PP mientras seguía ejerciendo como anestesista", han defendido desde el grupo parlamentario.

Por ello, tras "estallar" los casos de comisiones, tanto en la Comunidad de Madrid como en el Ayuntamiento de la capital, García ha dado este paso porque ante esta situación "requiere de todos los esfuerzos de Más Madrid y sus representantes, por responsabilidad hacia Madrid y sus ciudadanos".

La actual líder de la oposición estudió Medicina y Cirugía en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y se especializó en Anestesiología y Reanimación vía MIR en el Hospital 12 de Octubre, centro sanitario en el que trabaja como anestesista desde 2004.

García, que aterrizó en la Asamblea en 2015 como diputada de Podemos, fue una de las numerosas figuras del bando 'errejonista' que tomaron partido por Más Madrid al producirse la ruptura con la formación morada a principios de 2019.

Antes de llegar a la política 'profesional' ya atesoraba un bagaje reivindicativo, pues estuvo involucrada en la Marea Blanca y, como portavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), fue uno de los rostros visibles de la lucha contra la privatización sanitaria impulsada por el entonces consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.