fbpx

"Canción para volver a casa", una comedia sobre la crisis existencial en el Teatro María Guerrero hasta el 29 de mayo

La autora y directora de la obra "Canción para volver a casa", Denise Despeyroux, sabe muy bien lo que es el desarraigo después de haber emigrado cuando era niña y asegura que "volver a casa no siempre es regresar al lugar de origen".

Así lo ha manifestado a través de un escrito, durante la presentación -a la que no ha podido acudir por enfermedad- este martes de la obra que se representará en el Teatro María Guerrero del 4 al 29 de mayo.

Despeyroux (Uruguay, 1974) ha creado un destacado repertorio de espectáculos y en esta ocasión con "Canción para volver a casa" reflexiona sobre el desarraigo que sintió al emigrar a Barcelona, donde pasó su niñez, para luego volver a sentir que volvía al inicio, al instalarse en Madrid, sensaciones que ha utilizado para describir a unos personajes perdidos en una crisis existencial.

La trama la protagonizan tres exactrices unidas por el éxito y separadas por el fracaso que vuelven a encontrarse en un caserón en plena montaña donde coinciden con un hipnotista que huye de la justicia y asume ante ellas la falsa identidad de un dramaturgo escocés, con cuya obra ellas alcanzaron el éxito.

"Es una comedia de seres desesperados y extraviados que encuentran una forma extraña de estar juntos", ha explicado la actriz Mamen Duch, personajes con desequilibrios "con muchas aristas".

Por su parte Albert Ribalta señala que se trata de una comedia muy al estilo de Woody Allen, donde la risa se mezcla con el drama y el suspense.

El elenco de esta producción del T de Teatre, con la colaboración de Grec 2019 festival de Barcelona y el apoyo de Institut Català de les Empreses Culturals (Generalitat de Catalunya), lo completan Marta Pérez, Carme Pla, y Àgata Roca.