fbpx

El herido en la reyerta de Tetuán se recupera en el hospital mientras la Policía avanza en la investigación

El herido en la reyerta de Tetuán se recupera en el hospital mientras la Policía avanza en la investigación

El herido en la reyerta del domingo por la noche en un bar de copas del madrileño barrio de Tetuán se recupera en el hospital mientras la Policía Nacional avanza en la investigación de los hechos, han indicado fuentes policiales.

Concretamente, aunque todavía no se han practicado detenciones, han identificado ya a algún participante en la agresión. No obstante, sigue visualizando las cámaras de seguridad de la zona y hablando con los testigos de los hechos, esperando tener pronto resultados. Ni la víctima ni su acompañante, una chica que recibió algunos cortes leves, han querido colaborar en el caso.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 2:30 horas de este lunes dentro del local Magic Drink, situado en el número 81 de la calle Marqués de Viana. En un momento dado accedieron al tropel una docena de jóvenes provistos de machetes y otras armas blancas y tras mantener una breve discusión con unos de los clientes, le apuñalaron.

La víctima, un chico dominicano de 20 años, presentaba múltiples heridas por arma blanca de grandes dimensiones, fundamentalmente en ambos miembros superiores, que en determinadas zonas tenían semiamputación. También en miembros inferiores heridas menos graves, posiblemente defensivas, indicó una portavoz de Emergencias Madrid.

Tras ser estabilizado e intubado, fue trasladado al Hospital La Paz, donde ingresó en estado grave. Su evolución médica es favorable. Los sanitarios también atendieron a una mujer, amiga del agredido, con un corte leve en el brazo.

Hasta el lugar llegaron agentes de la Policía Municipal y también de la Nacional, que se hizo cargo de la investigación. Concretamente, el caso lo lleva el Grupo especializado en bandas latinas de la Brigada de Información, han indicado las mismas fuentes.

Según las primeras pesquisas y testimonios, entraron a la discoteca a por el joven quizá por cuentas pendientes anteriores relacionadas con conflictos entre pandillas rivales. Podría tratarse de una venganza de 'trinitarios' a un miembro de los Dominican Don't Play. O un ataque de simpatizantes de los primeros por alguna traición de la víctima.