fbpx

El incendio en Malasaña fue fortuito y el hijo de la fallecida sigue en estado grave

El incendio en Malasaña fue fortuito y el hijo de la fallecida sigue en estado grave

El incendio registrado a primera hora de la mañana de ayer domingo en una calle del madrileño barrio de Malasaña, en el que murió una mujer de 95 años, fue fortuito y no intencional, según las primeras investigaciones de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo del caso.

El incendio se originó poco antes de las 6.30 horas de este domingo en un piso de una cuarta planta en la calle Marqués de Santa Ana, que a la llegada de los servicios de emergencia se encontraba lleno de una gran cantidad de humo.

En el lugar, hallaron a una mujer de 95 años de la que Samur-Protección Civil solo pudo confirmar el fallecimiento. Previamente, la Policía Nacional ayudó a salir de la vivienda a un hombre de 58 años en parada cardiorrespiratoria, que fue reanimado y posteriormente, trasladado en estado muy grave al Hospital Clínico San Carlos, donde permanecía esta mañana en el mismo estado.

Además, tres vecinos fueron atendidos por inhalación de humo leve, si bien dos fue trasladados a la Fundación Jiménez Díaz para ser atendidos, indicó un portavoz de Emergencias Madrid. Al tiempo recibieron el alta en el lugar.

Hasta ocho dotaciones de bomberos del Ayuntamiento de Madrid acudieron al lugar para extinguir el incendio, que concluyó sobre las 9.00 horas. Tuvieron que remover gran cantidad de enseres que había en la vivienda para evitar que se reavivase el fuego, que no afectó a ningún otro piso del edificio.

Además, agentes de la Policía Municipal de Madrid colaboraron controlando el tráfico en las calles cercanas para facilitar el acceso de los vehículos de emergencias. La Policía Nacional cree que el fuego se inició de forma fortuita por algún tipo de dispositivo eléctrico en el salón y pilló durmiendo a los dos inquilinos.

INCENDIO EN CARABANCHEL

También esa madrugada se produjo otro importante incendio, concretamente a las 4 horas en la calle Belzunegui número 18, en el madrileño distrito de Carabanchel. Se inició en el bajo de un edificio de cuatro alturas, al parecer en un colchón, y la vivienda ha quedado totalmente calcinada.

Cuando el Cuerpo Bomberos del Ayuntamiento de Madrid ha llegado al lugar, el fuego estaba desarrollado a tal punto que había logrado salir por la fachada del edificio. Finalmente, nueve dotaciones de bomberos han logrado extinguir el incendio, según informó una portavoz de Emergencias Madrid.

En el interior de la vivienda donde se originó el fuego se encontraba una persona que al salir de la misma se ha dejado la puerta abierta, lo que ha provocado que la escalera del edificio se haya llenado de humo y haya intoxicado a varios vecinos, que quería salir a la calle por lo ocurrido.

Los sanitarios del Samur-Protección Civil tuvieron que atender a un total de 20 personas, de las cuales ocho precisaron traslado hospitalario. Cinco personas han sido llevadas al Hospital 12 de Octubre, mientras que las otras tres han sido trasladadas al Hospital Gregorio Marañón. Ya han sido todas ellas dadas de alta y han podido volver a sus domicilios.

Por su parte, la Policía Municipal de Madrid cortó la calle para facilitar el trabajo de los servicios de emergencia. Asimismo, el Samur Social ha ofrecido al dueño de la vivienda incendiada una alternativa habitacional.

La Policía Nacional se encontraba esta mañana en el lugar de los hechos recabando pruebas aunque todo apunta a que el origen de las llamas también ha sido fortuito y no intencional, han indicado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid recomiendan a los ciudadanos que, en caso de que salga ardiendo la casa de un vecino, lo más seguro es quedarse dentro de la vivienda, cerrar puertas y ventanas y esperar a que lleguen los bomberos y den las instrucciones precisas. Si en cambio, el incendio se produce en la propia vivienda, lo más recomendable es cerrar la puerta al salir para no dejar escapar el humo.