fbpx

Cartas y postales de grandes pintores en el Museo Thyssen hasta el 25 de septiembre

Cartas y postales de grandes pintores en el Museo Thyssen hasta el 25 de septiembre

Cartas y postales de grandes pintores como Delacroix, Manet, Degas, Monet, Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Frida Kahlo o Lucian Freud, podrán verse junto a sus obras en una original exposición del Museo Thyssen-Bornemisza que permite acercarse a la intimidad de grandes creadores.

La exposición, "Cartas de artistas en la colección de Anne-Marie Springer", se podrá ver en el museo madrileño del 30 de mayo al 25 de septiembre y está integrada por la colección de Anne-Marie Springer, que desde los noventa ha reunido una gran colección de cartas de amor.

Además de la temática amorosa, los grandes pintores vierten en estas misivas sus inseguridades, sus pensamientos sobre la defensa de su arte, la celebración de triunfos y detalles de su proceso creativo de su obra, en ocasiones incluso algún dibujo.

Entre la correspondencia reunida destaca las palabras de Frida Khalo en 1948 a su entonces pareja, Diego Rivera: "No estés triste – pinta y vive – Yo te adoro con toda mi vida”.

También pueden leerse las cartas escritas en tiempos de guerra de Egon Schiele a Edith Harms, su futura mujer, a la que dice: “Me han destinado al Regimiento 75, al ‘servicio de vigilancia’. (…) Iré a la verja tan a menudo como pueda, allí donde nos dimos la mano por última vez. ¡Qué pena que no estés aquí!”

O Gala a su primer marido, el poeta Paul Éluard, al que escribía: “No te pasees por los bosques, por ningún lado donde podrían matarte o hacerte prisionero por casualidad. Prométemelo.”

Juan Gris relata en sus cartas a Josette, su viuda, los pormenores de su trabajo para los ballets de Diághilev, que le llevaron a Mónaco en el invierno de 1923-1924, así como detalles de su vida allí.

Vincent van Gogh le dice en cambio a Émile Bernard: “¡Oh! El bello sol de aquí en pleno verano. Te golpea la cabeza y no dudo de que uno acaba volviéndose chiflado. Pero, como ya lo estaba antes, no hago más que disfrutar de él”.

Las cartas, una treintena, se distribuyen por varias salas del museo junto a obras de la colección permanente del museo. El objetivo es sumergirse en la vida de los principales artistas de la historia del arte de los dos últimos siglos, propiciando un enriquecedor cruce de ideas, palabras, caligrafía y pintura que invita a mirar las obras de otra manera.