fbpx

La joven que denunció por violación al exdiputado de Vox: Me resistí y me negué

La joven que denunció por violación al exdiputado de Vox: Me resistí y me negué

Madrid, 20 abr.- La joven que denunció por violación al exdiputado de Vox Carlos Fernández-Roca ha asegurado en el juicio que ella había bebido el día de la agresión, pero se resistió y se negó a que la penetrara, mientras el procesado ha sostenido lo contrario y ha destacado que ella tiene "una obsesión brutal con Vox".

La Audiencia Provincial de Madrid juzga este miércoles a Fernández-Roca, para quien el fiscal pide cinco años de prisión por un delito de abuso sexual por violar a una joven que le rechazó "de forma inequívoca" el 7 de noviembre de 2020.

En el juicio, a Fernández-Roca, que dejó el escaño en el Congreso en noviembre de 2020 tras conocer la denuncia, la Fiscalía también reclama en concepto de responsabilidad civil una indemnización de 5.000 euros por daños morales para la víctima.

Durante su declaración, la víctima ha asegurado que había estado todo el día bebiendo con una amiga cuando llamó a Carlos, con el que había quedado en otras tres ocasiones, para que se uniese a tomar algo, pero él llegó al bar cuando ella ya se iba en taxi en casa, porque estaba muy afectada por el alcohol y cansada.

Accedió a quedar con él "por obligación", al haberle llamado antes, con la condición de que él la llevase pronto a casa, algo que él le dijo que haría pero que no cumplió, ya que primero quiso tomar algo y luego que cenasen para que ella mejorara su estado, convenciéndola para que fuera a su casa a cenar.

La joven, que entonces tenía 23 años, ha declarado protegida por un biombo para no ver al presunto agresor y ha reconocido que él le gustaba, que se habían visto varias veces y que ya en su piso le dio varios besos "consentidos", pero luego ella le dijo expresamente que no quería seguir, que por favor la llevar a casa. Estaba borracha y había vomitado varias veces, recuerda.

Pero él la desnudó y al final la penetró en la cama, lo que le dolió "muchísimo", a pesar de que ella decía, "Carlos por favor déjame, no quiero; para, que soy virgen", y él le aseguraba que no llegaría hasta el final. "Me resistí y me negué", ha subrayado.

Luego se levantó, vio que tenía sangre en la vagina y que había manchado el baño, y al ver la actitud de él, que no la creyó y le regañó, acabó yéndose del piso. Antes, él le confesó que la relación sexual había sido completa, ha explicado.

Al salir del piso fue a denunciar los hechos a la comisaría, pero no completó la denuncia porque un policía le hizo ver sus dudas, debido a que sabía lo que supondría, y le recomendó ir al hospital, aunque sin decir que había sido víctima de agresión sexual.

Allí le confirmaron que tenía un desgarro, por el que estuvo sangrando tres días, y finalmente presentó la denuncia unos días después.

Justo antes de que la interpusiera, habló con Rodrigo Jiménez, también diputado de Vox y amigo en común que les había presentado, quien le dijo que tuviera en cuenta que "podía hacer mucho daño" si denunciaba esa supuesta agresión.

Luego, desde el ámbito del procesado, le ofrecieron llegar a un acuerdo económico y pagarle un tratamiento psicológico.

La mujer ha reconoció que ella es "más afín a Vox que a otro partido", y de hecho le han ofrecido cargos en esa formación en su tierra, Albacete, que ha rechazado, porque tiene que estudiar. "No tengo ambiciones políticas", ha asegurado.

Por su parte, el exdiputado de Vox por Almería Carlos Fernández-Roca ha asegurado que mantuvieron una relación sexual consentida y fue ella la que inició ese encuentro.

Ambos se conocieron a través de unos amigos comunes y, según el testimonio del procesado, quedaron a instancias de ella, que al verle esa tarde le besó apasionadamente, tras lo que tomaron algo en un bar, en el que les regañaron por la actitud sexual de ella.

Fernández-Roca ha asegurado que "fue ella la que llevó la iniciativa en todo", mantuvieron una relación sexual "totalmente consentida", y de hecho fue él quien paró ese acto cuando ella le dijo que eyaculara dentro, porque "estaba en su día fértil".

Ha relatado que la joven "era consciente de sus actos", que no estaba borracha y que solo se enfadó con él ya por la mañana, tras haber dormido juntos, porque él no la quiso acompañar a su casa.

El exdiputado ha asegurado que en aquel momento no le extrañó que la joven quisiera estar con él, aunque él era muy precavido porque era un personaje público. Pero luego supo que ella había conseguido un extracto de sus bienes y constató que "tenía una obsesión brutal con Vox y la política, que no era normal".

Unos días después de aquella noche, Rodrigo Jiménez le dijo que la joven le iba denunciar porque decía que la había violado, y cuando luego la Policía le comunicó que la denuncia se había interpuesto, él dimitió como diputado "para ser juzgado por la justicia ordinaria".