fbpx

Cruz Roja ha atendido a más de 8.000 ucranianos en la región en un mes

Cruz Roja ha atendido a más de 8.000 ucranianos en la región en un mes

Cruz Roja ha atendido a más de 33.000 personas en el primer mes de la crisis ucraniana en España, de los que más de 8.000 han recibido asistencia en la Comunidad de Madrid, con la ayuda de más de 2.100 voluntarios que han participado en tareas de logística, traducción, cobertura de las necesidades básicas, información jurídica o atención a la infancia.

Cerca de 11.000 personas, de las que el 40% son menores, que han llegado a nuestro país han sido alojadas en recursos gestionados por Cruz Roja, ha precisado en un comunicado la organización.

Hasta la fecha, Cruz Roja Juventud ha ayudado a más de 4.300 niños en toda España, de los que cerca de novecientos han sido atendidos en la Comunidad de Madrid.

De las más de 8.000 personas que la organización ha atendido en la región de Madrid, el 29% permanecen aún alojadas de manera temporal en los más de diez recursos que Cruz Roja gestiona en diferentes localidades madrileñas.

Para aquellas personas que han llegado desde Ucrania a la Comunidad de Madrid, pero cuentan con redes familiares, Cruz Roja ha diseñado un dispositivo especial presente en todas las asambleas locales, donde se ofrece información jurídica y social, clases de castellano, acompañamiento a gestiones administrativas, información laboral y ocio para menores en horario no lectivo, entre otros servicios.

Una de las principales labores que está desarrollando Cruz Roja en España es la atención, desde su llegada, a las personas provenientes de la zona de conflicto, ya que desde que se detectaron las llegadas, se han desplegado dispositivos especiales de acogida en los principales aeropuertos del país, así como en estaciones de tren, para su primera asistencia.

Además, Cruz Roja ha desarrollado dieciocho proyectos diferentes para minimizar el impacto de la situación en las personas afectadas, y ayudarles a su inserción social y recuperación en su nuevo entorno.

El sistema estatal de acogida e integración de personas beneficiarias y solicitantes de protección internacional se articula en dos grandes fases: una primera que consta de la acogida en el centro, que busca garantizar la cobertura de las necesidades básicas y el fortalecimiento personal para una vida autónoma en la sociedad de acogida; y una segunda parte que trabaja la preparación para la autonomía que se pone en marcha solo cuando las personas han recibido una resolución favorable a su solicitud de protección internacional.