fbpx

Inspector sobre Villarejo: Me dijeron que sus empresas se usaron para la Policía

Inspector sobre Villarejo: Me dijeron que sus empresas se usaron para la Policía

Madrid, 7 abr.- El inspector José Ángel Fuentes Gago ha declarado en el juicio a José Manuel Villarejo que desde la "dirección" le dijeron que las empresas del excomisario "se habían utilizado para actividades policiales" y así lo plasmó en un informe que hizo sobre él por encargo del ex director general Ignacio Cosidó.

Fuentes Gago, procesado junto a Villarejo en el caso Kitchen sobre un supuesto espionaje parapolicial al extesorero del PP Luis Bárcenas, ha comparecido este jueves en el juicio de la Audiencia Nacional al excomisario por tres presuntos proyectos de espionaje.

Este inspector jefe, destinado en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía durante poco más de un año, realizó en 2015 una "información reservada" para determinar si Villarejo, en su función de comisario, podía tener empresas privadas.

Una especie de informe -aunque él no lo ha llamado así- que, según ha explicado, fue encargado por Ignacio Cosidó a raíz de una publicación en prensa sobre las sociedades del excomisario, y que tenía urgencia, ya que el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, debía comparecer en sede parlamentaria.

Fuentes Gago ha asegurado que se limitó a entrevistarse con Villarejo y preguntar en la DAO, donde le dijeron que cumplía con su horario y con las misiones que se le encargaban, y que no indagó en sus empresas, pese a que en su informe indicase que las funciones de las mismas eran compatibles con sus funciones policiales.

Esa conclusión fue "excesiva", ha reconocido ante el tribunal, y ha explicado que no vio nada irregular porque Villarejo le aseguró que no percibía ninguna remuneración de las empresas que constituyó cuando estuvo en excedencia y que sólo era "gestión patrimonial", además de subrayar que en ese momento desconocía que hubiese ninguna investigación en torno a él.

En aquel informe también indicó que el patrimonio de Villarejo se había usado en beneficio de la Policía porque se lo "manifestaron en la dirección". "Me dijeron que esas empresas en alguna ocasión se habían usado para actividades policiales", ha dicho, para después aclarar que no lo investigó, sino que escribió lo que le dijeron.

"Nunca se me ordenó investigar al señor Villarejo", ha señalado un Fuentes Gago muy molesto por tener que seguir dando explicaciones al respecto cuando el director general ni siquiera validó su "información reservada".

Al preguntar en la Dirección Adjunta, su responsable, Eugenio Pino, le instó a concluir el trabajo "hasta donde" supiese porque él ya había encargado investigaciones "en el ámbito penal" tras un informe del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) sobre Villarejo.

También en la DAO, al preguntar por sus funciones, le dijeron "que por ese lado no fuera, que no había nada que hacer, que estaba todo correcto".

Otro de los testigos ha sido el detective Francisco Marco, dueño de la extinta Método 3 y perjudicado en el caso, que ha acusado a Villarejo de "estar detrás" de su detención "ilegal" en 2013, cuando se registró su empresa en el marco de la investigación sobre la grabación del almuerzo que mantuvieron la exlíder del PP catalán Alicia Sánchez-Camacho y la expareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, en el restaurante "La Camarga" de Barcelona.

Durante un acalorado interrogatorio por parte de la defensa de Villarejo, el detective ha acusado a su cliente de buscar su "destrucción", y ha supuesto que el excomisario debe tener "enemistad" con su familia porque su madre le investigó en el pasado por un fraude a una compañía de seguros.

"Desde los años 90 juró persecución a mi familia", ha dicho el testigo, y ha situado a Villarejo detrás de la obtención de un informe elaborado por él mismo por encargo de otra de las perjudicadas de este juicio.