fbpx

Universitarios de Teleco buscan reventar una charla para jóvenes en el Aula Magna de su escuela

Universitarios de Teleco buscan reventar una charla para jóvenes en el Aula Magna de su escuela

En el lugar que se supone que debería ser la cuna de la intelectualidad, el debate y el intercambio fructífero de opiniones, ha surgido en la última semana un intento de censura por parte de algunos alumnos que se dicen universitarios.

Y es que un grupo de militantes de la mordaza para quienes no piensan como ellos no han reparado en medios para reventar una actividad que viene cosechando un gran éxito entre los alumnos de la universidad, organizada por los propios alumnos.

Se trata del Proyecto 360, pensado y organizado por Ignacio Jiménez, un alumno de segundo curso de la escuela, que ha gustado y movilizado a centenares de jóvenes, no solo de la propia escuela, sino también de otras universidades. El leitmotiv de todas las sesiones -llevan cinco este curso y hoy jueves tendrá lugar la sexta- es “para aprender a mirar al mundo en 360º”. 

Pero lo que ha levantado ampollas, y por lo que se han puesto en pie de guerra algunos de estos estudiantes, es por el título de la sesión de hoy: “Cómo tirar la caña y acertar”, que impartirá Rafael Lafuente, profesor de secundaria y bachillerato, monitor afectivo-sexual y conferenciante por toda España. Pretende hablar -si le dejan estos amantes de la libertad- de las relaciones afectivo-sexuales entre hombres y mujeres. Será hoy jueves a las 18:30 en el Aula Magna de la escuela de Teleco de la Universidad Politécnica de Madrid, en la Avenida Complutense, 30.

Los organizadores están sufriendo un verdadero acoso e intento de derribo por parte de algunos de sus compañeros de la escuela, unidos en torno a dos asociaciones: el Club Onda, con una marcada agenda feminista en la universidad, y la autodenominada Delegación de Alumnos, otra entidad que engloba a estudiantes de ETSIT.

sesion 360 telecoLas asociaciones en contra intentan boicotear la charla de cualquier modo. Nacho, el organizador de este tinglado afirma estar recibiendo a través de redes sociales, en público y por privado, comentarios humillantes intentado desprestigiar la charla, insultando al ponente y a él mismo. El objetivo, cuenta Nacho, es “meterme miedo y cancelar la charla”.

Al parecer el Director de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica ha realizado algún intento de mediación, aunque infructuoso. Según ha podido contrastar este periódico, al final, los alumnos contrarios a la sesión han decidido en una reunión ayer por la noche que un grupo numeroso de ellos acudirá a la charla con el único objetivo de intentar rebatir y poner en evidencia (lo que se adivina como una falta de respeto) al ponente.

Los organizadores no han dado marcha atrás porque cuentan con un fuerte apoyo estudiantil, mayor que el de estos grupos en contra. No en vano han llenado el aula magna en todas las sesiones anteriores. Piden que la sesión se desarrolle esta tarde de la forma más pacífica posible, sin insultos y con respeto. Sería lo lógico en una universidad.