fbpx

Ciudad Jara (Pablo Sánchez): “Estoy intentando alejarme del consumo rápido que ahora existe en la industria músical”

Ciudad Jara (Pablo Sánchez): “Estoy intentando alejarme del consumo rápido que ahora existe en la industria músical”

Entrevistamos a Pablo Sánchez (Ciudad Jara) uno de los referentes musicales de los últimos años, primero como vocalista y compositor de La Raíz y ahora con su nuevo proyecto en el que presenta su segundo disco llamado Cinema, un viaje más melancólico y reposado de lo que nos tenían acostumbrados

¿Emocionado, nervioso, contento?

Una mezcla de todo. Estoy contento porque me voy a quitar un peso de encima y nervioso porque me falta menos para presentarlo en directo.

Hasta que no notas el público delante no sabes cómo va funcionar ¿no?

Al principio vamos a empezar poco a poco y por eso no vamos a meter el disco entero en el primer directo, vamos a ir incorporándolas a lo largo del año en los directos dependiendo de la percepción que vaya teniendo la gente. 

¿Cómo ha sido la producción de este disco?

Lo hemos empezado en casa, Tato y yo, e igual que en el otro disco,  hemos estado trabajando entre semana y los findes nos tocaban los conciertos pandémicos. Hemos tardado casi dos años. Ha sido complicado porque no tienes la misma emoción al estar en una época pandémica que cuando estás en la normalidad, por eso las cosas se reflejan en los temas y en la lírica. 

Dicen muchos artistas que un desamor o una época trágica vienen mejor para componer. ¿Estás de acuerdo?

A mí sí que me ha servido para componer, pero no sé si es mejor o peor. Depende de la gente. He compuesto desde la emoción, tirando del recuerdo y la nostalgia. Te diría que se compone de otra manera, pero si es verdad que cuando estás en estas épocas la inspiración trabaja bien. 

Diferencias claras con el anterior disco

El anterior trabajo era un poco más rockero, con una dinámica más alta, más de banda. En cambio este tiene más una emoción más intimista, pero el sonido es más envolvente aunque sigue manteniendo algún toque de rock. Hay estribillos en los que en vez de explotar, me voy a algo más íntimo justo en el momento del estribillo, incluso hay canciones sin estribillo. La verdad es que me he arriesgado, necesitaba cambiar y sentía un poco de rechazo a los cánones compositivos que había seguido durante tanto tiempo.

Maldito escritor siendo lo más parecido a tus anteriores trabajos se diferencia mucho de ellos

La manera de expresarme tiene un componente más melancólico y lo que estoy haciendo ahí es expresar una lírica muy nostálgica y muy desnuda porque estoy mezclando defectos míos personales y lo mezclo con música más animada. He creado una mezcla y una contradicción de sentimientos un poco extraña que lo diferencie de otros trabajos.

Se nota que estás en un momento de crecimiento, de cambio

Sí, es un trabajo en el que me he arriesgado haciendo cosas que no sé si la gente lo va a llegar a entender o si les va a gustar. Creo que es un trabajo de escucha lenta, a fuego lento, se trata de indagar en los sentimientos en la profundidad lírica. Es un disco de consumo lento, de ponértelo en el coche y darte un viaje y escucharlo entero. Recuperar el sentido disco que se está perdiendo, que una canción tenga más sentido al lado de la otra y eso me gusta mucho.

Hay un orden obligatorio a la hora de escuchar el disco

No hay un orden claro, pero sí que me gustaría que la gente escuchase todo el disco, por lo menos tres o cuatro canciones juntas. Estoy intentando alejarme del consumo rápido que ahora existe en la industria musical. 

Colaboraciones últimamente: Rozalen, Rayden, Travis Birds, no está nada mal el cartel

Fíjate que no son personas que no conozco mucho porque yo vivo en Gandía y ellos viven la mayoría en Madrid, pero sí que tenemos una manera común de expresarnos y la forma de vivir nuestros proyectos. Hemos hecho una buena amistad en la distancia.

Hay grupos como La MODA que no serían ellos si estuvieran en una gran ciudad como Madrid o Barcelona. ¿Te pasa a ti lo mismo?

Efectivamente, dejé La Raíz porque quería hacer un grupo en el que me sintiera más en casa, creo que aquello se estaba convirtiendo en algo demasiado grande y cogí a cuatro amigos y me instalé en Gandía donde ya he hecho una familia. Estamos aquí instalados y ninguno vive ni en Madrid ni en Barcelona. Como comentas de la moda, quizás no seríamos lo mismo si no viviésemos aquí. 

Háblanos de la gira, parece que volvemos a la normalidad

Eso parece, teníamos ganas de salir de festivales porque hemos hecho un año de teatros, salas y auditorios con el protocolo covid  y la verdad es que sí que echamos de menos salir a un festival. 

¿Qué te queda de esos conciertos “pandémicos”?

Me queda claro que fue un golpe duro, pero que tuvimos la suerte de tener un equipazo que hizo que Ciudad Jara se posicionará en el panorama musical de una forma muy evidente y eso es muy importante. Podemos decir que somos un grupo que ha sobrevivido mucho mejor que otros artistas que tenían el camino más llano que nosotros que estábamos empezando. 

Poco a poco te vas alejando de lo que fue tú etapa de La Raíz a la hora de componer

Sí, cada vez hay menos en la forma de componer y por eso lo siento más mío.