fbpx

Funzo & Baby Loud, número 1 en España: Somos la media entre Pxxr Gvng y Auryn

Funzo & Baby Loud, número 1 en España: Somos la media entre Pxxr Gvng y Auryn

Salieron de la escena rap, pero aglutinan una gran cantidad de referencias que van del trap al reguetón, pasando por EDM, techno, pop ochentero o el rock de Oasis.

Todo cabe en la música de Funzo & Baby Loud, última gran sensación con su primer disco, "Inmortal", que es ya el número 1 en España.

Gracias a los 26 millones de escuchas acumuladas en Spotify en solo cinco meses por el tema que le da nombre a su debut discográfico, hay quien les llama ya la nueva voz de los "zetas" y ellos recogen el testigo cuando en canciones como "Joven para siempre" dicen: "Escribo los himnos de mi generación".

"No somos ídolo de todos, solo de unos pocos", reponen al instante estos dos hermanos de Alicante en su entrevista al mencionarles esa descripción y bromean ante su enorme falta de prejuicios al mezclar géneros: "Somos la media aritmética entre Pxxr Gvng y Auryn".

Nacidos Juan Carlos y Adrián Gomis Abellán hace 19 y 25 años, respectivamente, no hay ninguna razón lógica "ni grandes historias de superación" tras sus pseudónimos artísticos, heredados de sus comienzos siendo aún muy niños como participantes en las Batallas de Gallos.

Cuentan cómo la compra de un micrófono profesional de 150 euros, "una fortuna" para unos adolescentes, empezó a moldear toda su historia artística. "Pensábamos que pulsabas un botón y ya salían los efectos", rememoran divertidos sobre su adquisición.

Baby Loud aprovechó que había dejado la carrera de Programación y dedicó unos meses a empaparse con tutoriales sobre "autotune", pero los efectos resultantes "eran muy malos". Estuvieron a punto de revender el micrófono pero a fuerza de "prueba y error", tras "cinco intentos de canciones" -o "doce", reponen-, llegó la primera "que no era horrible", "Sad wing", autoproducida y lanzada en 2017.

"Todo fue un proceso gradual", señalan sobre su crecimiento paulatino, que vivió un primer "boom" en 2018 cuando el tema "Cebao" pasó de 10.000 a 100.000 visitas (hoy acumula casi cuatro millones en YouTube) y, en 2019, con "Malibú con piña", su primer "topetazo" (32 millones en Spotify actualmente).

Bajo el abrigo de la multinacional Sony Music, facturaron más éxitos como los 35 millones de reproducciones de "Batmóvil" junto a Hens y Pole, otros dos embajadores de esa llamada "nueva ola del pop español" que barre entre los más jóvenes y que ha convertido la música urbana en la corriente mayoritaria.

"Es inevitable tener el brazo metido ahí, pero no queremos sentirnos parte de ello porque por gusto personal tenemos aborrecido el pop español. Es que si lo dices, te viene a la mente Melendi, pero nosotros no consumimos nada de eso. Nos tirá más el trap latinoamericano más urbano, el reguetón o la música americana", precisan.

NO A BENIDORM FEST: ¿DÓNDE VAMOS SIN AUTOTUNE?

Sorprenden con sus referencias tan variadas y fuera en principio de sus coordenadas temporales, las cuales a menudo se filtran sin querer en sus composiciones hasta no tener más remedio que hacerlas evidentes, como es el caso del "sample" de "Lady" de Modjo (en "Techno al amanecer") o "Wonderwall" de Oasis ("Joven para siempre").

"Es mi grupo favorito. Si supiera su discográfica la de cosas que les he robado a los Gallagher no me renovaban", comenta entre risas el más joven de los hermanos, Funzo, antes de revelar que su próximo tema será una mezcla "de psicotrance y reguetón".

Otra de las claves de su éxito es hablar como en la calle, aunque se recurra al taco, incluso en títulos como "Me suda la polla". "No somos de decir cosas muy oscuras como en el trap, donde se habla mucho de drogas, pero tampoco somos como el pop de la radiofórmula; al ser tú mismo con esa sencillez, la gente se identifica", razonan.

"Sin rellenos", solo ocho cortes muy vitamínicos componen "Inmortal" (Sony Music), que debutó directamente en el número 1 en España por su empuje en "streaming" con canciones como "Pisa el acelerador", que retrata la energía del álbum y que hace fantasear con su candidatura en próximas ediciones de Benidorm Fest, la preselección española de Eurovisión.

"Nos lo propusieron pero es que odiamos los programas de talentos porque creo que está todo muy enfocado a los productos superelaborados y falsos, a ganar dinero. Para mí todo lo que pasa en la tele está preparado y no quiero participar en eso", alega Funzo tras un tanteo "informal" por parte de RTVE para la primera edición ha confirmado.

Su hermano modera el discurso: "Aún con lo poco que nos gusta Eurovisión, por la posibilidad de cantar ahí un tema que nos gusta tanto como este yo sí lo habría hecho. Pero luego pasó todo lo de Luna Ki y te das cuenta de que no están preparados. ¿Qué habríamos hecho nosotros sin "autotune"? Cuando ya esté más aceptado, ahí sí que molará hacerlo".