fbpx

En la calle por una falsa subrogación y sin derecho al paro a dos años de jubilarse: "Me han hecho una perrería"

En la calle por una falsa subrogación y sin derecho al paro a dos años de jubilarse:

Un trabajador con 30 años de antigüedad ha llevado a su empresa a los tribunales por dejarle en la calle sin indemnización mediante engaño a través de una falsa subrogación y sin derecho a cobrar el paro a dos años de jubilarse al tramitar la empresa su baja voluntaria de la Seguridad Social.

"Me han hecho una perrería". Con estas palabras se lamenta Ángel Víctor V., a quien el pasado 3 de enero se le cambió la vida por completo. Ese día, se quedó de "piedra"; sin trabajo, sin derecho a cobrar el paro y con la amenaza de ver perjudicada seriamente su pensión de jubilación.

"Gracias a dios mi mujer trabaja. Tengo dos hijos, uno de 27 que ya se gana la vida y una de 20 años que sigue estudiando. No hay motivo de que me hicieran eso. He estado deprimido y en casa. Espero que la Justicia actúe porque han obrado de mala fe", ha sentenciado el afectado.

Una semana antes del 3 de enero, el trabajador prestaba sus servicios en INV Compañía de Servicios Integrales SL como auxiliar y desarrollaba su trabajo en las instalaciones de una oficina en Pozuelo de Alarcón, como conserje del edificio, con un salario base de 1.174,00 euros mensuales.

Su calvario tiene su origen en una carta que le entregó el pasado 26 de diciembre un trabajador de su empresa, en la que se le informaba de que a partir del 1 de enero de 2022 la compañía quedaba subrogada en la empresa de servicios del Grupo Omega, adjudicataria de los servicios que presta en el edificio de oficinas.

Hasta el 3 de enero no se reincorporó a su puesto de trabajo, dado que estaba disfrutando de vacaciones por las fiestas navideñas. Su sorpresa fue cuando ese día comprueba que su puesto estaba siendo ocupado por otra persona. "Me querían quitar de en medio por la antigüedad pero hay otras formas", ha denunciado.

UN FALSO NEGOCIO JURÍDICO

Tras los hechos, Ángel se puso en contacto con su sindicato Unión Sindical Obrera de Madrid (USO Madrid), que verificó que la subrogación no había sido aceptada.

El sindicato comprobó que su empresa le hizo creer la existencia de "un negocio jurídico falso para extinguir la relación laboral que tenía con ellos evitando así el abono de la correspondiente indemnización".

También ese 3 de enero, accedió a la página de la Tesorería General de la Seguridad Social pudiendo verificar que se le había dado de baja del Sistema General de la Seguridad Social con fecha 31 de diciembre de 2021 pero no constaba alta alguna por el Grupo Omega.

Por tanto, se encontró en la calle sin indemnización y sin derecho al paro. Fue entonces cuando requirió los servicios del Despacho de Abogados Vegas Legal.

EVITAR LA INDEMNIZACIÓN

Su abogado, el letrado José Luis Vegas, defiende que la realidad del cese "no obedece a ningún motivo salvo la decisión unilateral de la denunciada para no abonar a mi representado la indemnización que legalmente le corresponde".

"Es una situación inaceptable. No se puede permitir que a día de hoy una empresa deje en la calle a un señor de 63 años a dos años de jubilarse y sin derecho al paro porque está actuando de mala fe", asevera Mariana Solares Cortina, otra de sus abogadas.

Entiende que se está ante un presunto delito contra los derechos de los trabajadores del artículo 311.1 del Código Penal, ya que "la empresa actuó mediante engaño a sabiendas de que la subrogación no estaba admitida".

Y consideran que se incurrió en un presunto delito de falsedad documental del articulo 395 del vigente Código Penal, dado que el documento que comunica la subrogación es falso.

CONCILIACIÓN Y DENUNCIA PENAL

El despacho ha presentado lo que se denomina papeleta de conciliación previa en un juzgado de lo Social y de forma paralela se ha interpuesto una denuncia penal.

Por ahora, ni los abogados ni su cliente han logrado mantener un contacto con la empresa denunciada aunque esperan llegar a una solución después de mantener una relación laboral de 30 años.

Hasta que se resuelva la demanda y los tribunales se pronuncien sobre si el despido es improcedente, el denunciante no recibirá ningún tipo de remuneración. "Que la Justicia actúe como tenga que actuar", ha sentenciado Ángel.