fbpx

La Asamblea recuerda a las víctimas del Holocausto y reivindica la "consolidación de la cultura del respeto y tolerancia

La Asamblea recuerda a las víctimas del Holocausto y reivindica la

La Asamblea de Madrid ha honrado este viernes a las víctimas del Holocausto y ha reafirmado su compromiso con "los valores de tolerancia y libertad" y "la consolidación de la cultura del respeto y la tolerancia" cuando se cumplen 77 años desde que las tropas soviéticas liberaron el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau.

Comunidad judía, religiosos cristianos, familiares de víctimas, consejeros del Gobierno autonómico, alcaldes, diputados y concejales han celebrado el Día de la Memoria del Holocausto y Prevención de los Crímenes contra la Humanidad, que oficialmente se conmemora el 27 de enero.

La presidenta de la Cámara regional, Eugenia Carballedo, ha trasladado que este se trata del acto "más sentido y necesario" que celebra el Parlamento autonómico. "Hoy recordamos a quienes sobrevivieron a la mayor hecatombe moral que haya conocido el hombre. Hay que describir aquella realidad con toda la minuciosidad con la que seamos capaces, aunque no hay medio expresivo que pueda describir semejante barbarie", ha lamentado.

Para Carballedo, ante estos acontecimientos no se pueden permitir "el germen del olvido". Así, ha recordado que en la Cámara regional se ha aprobado una declaración institucional de condena del antisemitismo en la que todos los diputados se comprometieron a "no mirar hacia otro lado ante el repunte en Europa de la judeofobia". Por eso, la presidenta de la Asamblea ha incidido en su apuesta por la consolidación de "la cultura del respeto y la tolerancia".

SEIS VELAS DE RECUERDO

Tras su intervención, se ha procedido a encender las velas de recuerdo y lectura por los alumnos del Centro de Estudios Ibn Gabirol-Estrella Toledano. Se han prendido en honor a los asesinados, a quienes informaron de la verdad, a las minorías, a los que perdieron su vida haciendo frente a la segregación, a los que preservan la memoria y a los superviviente.

La Asamblea ha llevado a cabo un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del nazismo y ha tomado la palabra Eva Leitman, una superviviente del Holocausto. Visiblemente emocionada, ha relatado que en su familia de supervivientes "casi nunca" se hablaba del exterminio.

"No es que fuera un tema tabú pero nunca era buen momento para hacer preguntas y crecimos así. Aunque sabíamos que llevábamos una carga especial, el deseo de mis padres era de protegernos del odio y de los rencores pasados", ha explicado.

Esta superviviente ha recordado que "crueles y sanguinarios iban a la caza de judíos", mientras ella estaba en el vientre de su madre. Tras darle a luz, ha relatado entre lágrimas que a la hora le echaron a la calle y pensaban que la niña no iba a sobrevivir. "Soy el bebé milagro que todos pensaban que no sobreviviría. No había ni comida ni refugio en Budapest", ha apuntado, para a continuación agradecer al hombre que les salvó de esta situación, Ángel de Budapest.

Por su parte, la embajadora de Israel en España, Rodica Radian, ha indicado que para que todo esto no vuelva a suceder es "fundamental combatir el antisemitismo que está cada vez está más presente en todo el mundo" con "crímenes contra personas por el hecho de ser judías, ataques a las iglesias, los cementerios judíos y la difusión de calumnias".

En este punto, Mercedes Benzaquen y Myriam Lipszyc han interpretado el cántico 'Oyfen Pripetchik', que significa: Una llama arde en la chimenea.

AYUSO CONDENA LA DISCRIMINACIÓN MIENTRAS SE PROMUEVE "BOICOT A ISRAEL"

A continuación, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha lamentado que Auschwitz fuera "el infierno en la tierra y una fábrica de muerte de hombres, mujeres y niños". "Fue un agujero negro de la historia donde más de un millón de judíos perdieron allí la vida, pero os asesinos fracasaron en su afán de erradicar al pueblo judío", ha sostenido.

A su juicio, no se puede clamar un "nunca más" mientras se promueve el boicot a Israel y se demoniza al Estado judío, el país donde viven la mitad de los judíos del mundo", ni "se puede condenar a los responsables del exterminio industrial de judíos mientras se jalea o se financia a los terroristas que ponen bombas en sus restaurantes, en sus autobuses o en sus ciudades".

Para ella, eso es "una muestra de cinismo y de falsedad". En este sentido, ha recordado que el Parlamento madrileño ha solicitado al Congreso de los Diputados que la legislación española prohíba expresamente contratar o dar ayudas públicas a cualquier entidad que incurra en prácticas antisemitas.

"No podemos permitir que el dinero de los contribuyentes financie actividades de odio, cuando no de terrorismo directamente", ha considerado.

La presidenta ha indicado que el pueblo judío "ha estado siempre en primera línea en defensa de la Libertad" y que, por eso, "los tiranos que odian la libertad suelen ser también enemigos declarados de los judíos".

"El fascismo, el comunismo y el nacionalismo son las tres caras más siniestras del totalitarismo en el siglo XXI. No hay una variante aceptable del fanatismo", ha proseguido, para destacar que "hubo un Auschwitz y un Gulag, un Mauthausen, un Dachau y un Holodomor".

La presidenta madrileña ha señalado que "no hay una ley física que garantice la Libertad cada mañana, que se gana cada día" y se "lucha por mantenerla y reivindicar a sus mártires". En este sentido, ha explicado que es lo que se hace en las aulas madrileñas, donde los escolares estudian las consecuencias del terrorismo, la dignidad de las víctimas y episodios clave de la Historia como es el Holocausto.

El acto lo ha cerrado con su intervención la presidenta de la Comunidad Judía de Madrid, Estrella Bengio, y ha abogado por la educación en las aulas para acabar con el "antisemitismo". A su juicio, estas manifestaciones no solo afectan a los judíos, porque el "odio que comienza con los judíos nunca termina con los judíos, es una amenaza para Europa".