fbpx

Un hombre se enfrenta a cuatro años de cárcel por acosar e impedir a su expareja llevar "una vida normal"

Un hombre se enfrenta a cuatro años de cárcel por acosar e impedir a su expareja llevar

La Fiscalía de Madrid solicita cuatro años de prisión para P.K., un hombre que acosó de tal forma a su expareja con la que había mantenido durante ocho años una relación sentimental "que le ha impedido desarrollar un régimen de vida normal".

El representante del Ministerio Público le imputa un delito de acoso y otro de allanamiento de morada. El juicio s celebrará el próximo jueves por jurado popular en la Audiencia Provincial de Madrid.

El escrito de acusación señala que P. K. mantuvo durante ocho años una relación sentimental con K. S., "no teniendo hijos en común". Tras la ruptura, sobre las 20:00 horas del pasado 4 de septiembre de 2019 el hombre se introdujo en el piso en el que residía su expareja "entrando por la ventana del baño" después de haber escalado por los tubos de las bajantes del edificio.

Según la Fiscalía, la finalidad perseguida por P. K. era la de hablar con la mujer y permanecer en el interior de la vivienda en contra de la voluntad de su ex pareja. Ésta, llegó incluso a conminarle para que abandonara el domicilio. De hecho lo hizo después de encontrárselo en el cuarto de baño.

Fue entonces cuando la mujer empezó a gritar y a instarle a que abandonara la casa. Sin embargo, el acusado "se acercó a la cocina, y cogió unos cuchillos, aunque el compañero de piso de K. le agarró por los brazos y le hizo dejarlos".

El día 5 de septiembre de 2019, sobre las 21.30 horas, "y como parte de esta situación de acoso a su expareja", P. K. se encontraba en la calle, al lado del domicilio de K. y al asomarse ella a la terraza, le dijo" ya tengo teléfono móvil, pero necesito mi libreta, que tiene 10 gramos de cocaína".

Por auto de 10 de septiembre de-2019 se dictó una orden de alejamiento por el presente juzgado. A pesar de ello, el 1 de noviembre, sobre las 10 ó 10: 30 horas, P. K. se aproximó al domicilio de su expareja y llamó repetidamente al telefonillo de la vivienda, siendo contestado por M. S., que reside en ese domicilio.

El acusado ingresó en prisión por auto de 4 de noviembre de 2019, del presente Juzgado, decretándose su libertad por auto de 30 de abril de 2020.