fbpx

El exdueño de Vitaldent niega tener relación con los títulos falsificados

El exdueño de Vitaldent niega tener relación con los títulos falsificados

El exdueño de Vitaldent, Ernesto Colman, ha negado ante el tribunal que participase en la expedición de títulos falsificados y ha asegurado que no tuvo constancia de irregularidades hasta después de su firma, detallando que las relaciones con la Universidad de Córdoba las mantuvo el Instituto IFACE, a quien él contrató.

La Audiencia Provincial de Madrid ha iniciado este martes el juicio contra el exdueño de las clínicas Vitaldent por presuntamente falsificar títulos de postgrado universitario de ocho alumnos en el curso 2013-2014, en los que figuraba el anagrama de la Universidad de Córdoba, que sin embargo no los reconoce.

Por ello la Fiscalía solicita cuatro años de prisión por un delito de falsificación de documento oficial, así como 20.000 euros de indemnización a cada uno de los alumnos perjudicados, ya que es el precio que pagaron por esa formación.

Según explica la Fiscalía en su escrito de acusación, la causa va dirigida tanto al empresario uruguayo como a las empresas Formación Vital y Open Dent, encargadas de explotar las clínicas de Vitaldent en España.

Sostiene el Ministerio Fiscal que el empresario, como administrador único de Formación Vital, celebró un contrato de formación con IFACE (Instituto de Formación, Actividades Complementarias y Eventos) para impartir un curso de postgrado en cirugía, periodoncia, implantología y prostodoncia, que fue impartido por el Centro de Estudios Superiores (CES) Vitaldent y la Universidad Politécnica de Cataluña.

Colman ha precisado en el juicio que "posteriormente se contrató a IFACE para conseguir un convenio de colaboración con la Universidad de Córdoba", ya que querían sumar al curso una universidad que impartiese estudios de medicina, puesto que la Politécnica no ofrecía enseñanza en la rama sanitaria.

El empresario ha declarado que el título "siempre ha tenido validez jurídica y académica con la Politécnica de Cataluña" y que no fue hasta 2015, una vez ya firmados los diplomas, cuando tuvieron constancia de las irregularidades con la universidad cordobesa.

Ha sostenido que la formación adicional vinculada a la Universidad de Córdoba era "gratuita y voluntaria" y que los 20.000 euros que costaba el máster, para los que se dio un préstamo a los ocho alumnos, correspondían únicamente al curso avalado por la Politécnica de Cataluña, de dos años de duración.

Por otra parte, tres alumnos afectados han declarado que no fue hasta el segundo año del máster cuando se les informó de la posibilidad de realizar el curso complementario con la universidad andaluza y han confirmado que no se les cobró nada por él.

Uno de ellos, que ya ejercía como cirujano en una clínica de Vitaldent, ha explicado que empezó a sospechar de la validez del diploma después de que miembros del Colegio de Odontólogos de Córdoba le alertasen de posibles irregularidades, motivo por el cual los alumnos empezaron a investigar.

También han manifestado que las clases que se impartían en el CES Vitaldent eran "caóticas, improvisadas y sin un orden lógico" y que ninguno de los títulos que recibieron, el de la Politécnica de Cataluña y el de la Universidad de Córdoba, les ha servido para encontrar Empleo.

Esta no es la causa principal que afecta a Ernesto Colman, dado que el pasado mes de diciembre la Audiencia Nacional reabrió el procedimiento para que pueda abrirse juicio contra el empresario y medio centenar de personas por el presunto fraude de las clínicas de este grupo.