fbpx

Madrid Actual

La discapacidad en tono romántico y naif llega al Teatro María Guerrero hasta el 13 de febrero

EFE / MA - Lunes, 17 Enero 2022 13:00
Archivado en:
La discapacidad en tono romántico y naif llega al Teatro María Guerrero hasta el 13 de febrero

"Manual básico de lengua de signos para romper corazones" es una "comedia romántica en tono naif", así define esta pieza teatral su director, Roberto Pérez Toledo, quien aborda una historia "sobre personas, no sobre personas con o sin discapacidad".

"Quiero que la discapacidad forme parte de historias de tono romántico, no de una historia trágica o de superación", ha explicado este lunes en rueda de prensa el canario Roberto Pérez Toledo, que también es autor de esta obra que estará del 19 de enero al 13 de febrero en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero.

"A las personas que tenemos una discapacidad nos pasan más cosas que la propia discapacidad", añade el Pérez Toledo, que siendo un niño los médicos le diagnosticaron una atrofia espinal congénita, la cual le causaría una progresiva debilidad muscular hasta que, con 14 años, esta degeneración de sus músculos hizo que tuviera que usar una silla de ruedas para poder desplazarse.

"Lo interesante es introducir la discapacidad en todo tipo de historia sin que la discapacidad sea el foco del conflicto", señala el director, quien asegura que tiene "aversión" a las historias de "personitas especiales", llenas de condescendencia.

"Estoy harto de que me hablen de la silla de rueda, de que me traten como un estúpido", asegura este director (Lanzarote, Canarias, 1978), quien asegura que siempre ha querido contar historias "con la discapacidad, no sobre la discapacidad".

La obra muestra los entresijos de una relación entre dos chicos, uno sordo y otro oyente, que descubren que lo que les separa no es la discapacidad, sino las dificultades universales propias de cualquier relación entre personas.

El espectáculo habla de amor y desamor, de los problemas a los que se enfrentan los jóvenes en sus relaciones y de la diversidad en su sentido más amplio, de la vida misma donde conviven capacidades diferentes, unidas en esta ocasión a la diversidad sexual.

"Es más una historia sobre la búsqueda de la identidad, de cómo te haces mayor", señala el director que ha contado con Carlos Soroa, sordo, y con Enrique Cervantes, oyente, actores que protagonizaron en 2016 el corto "Sí a todo" que en apenas tres minutos habla del amor a primera vista y del darlo todo sin dudarlo.

Ahora, años después, el director ha querido continuar esta historia, "¿qué pasa después con estos chicos?", pregunta Pérez Toledo, quien también ha contado en el reparto con María José López y Aarón Caldas, "actores que traen mucha luz a la sala".

La obra es accesible a personas sordas y oyentes, pero en las primeras escenas no hay sobretítulos. "He querido colocar al espectador en el lugar de sordos y oyentes, a ambos les pido un esfuerzo", explica el director quien hace hincapié en que es un texto "sobre personas, no sobre personas con o sin discapacidad".

"A veces pensamos que las barreras son el problema, pero a veces las barreras son muy sutiles, están dentro de nosotros, muy adentro, ni siquiera sabemos que están", dice Cervantes, quien ha aprendido el lenguaje de signos para interpretar las escenas de la obra, "es tan complicado como maravilloso"

"Debería aprenderse en el colegio", añade Cervantes, quien señala que es importante tener esta herramienta básica, "¿cómo te comunicas con un vecino sordo?"

Para Carlos Soroa esta obra es "un proyecto maravilloso" y advierte de que "la lengua de signos no es para la comunidad sorda, es una lengua universal con la que todos nos podemos comunicar, se puede aplicar a muchas cosas, como en el buceo".

Soroa reconoce que trabajar con el director ha sido muy fácil: "Entiende la discapacidad".