fbpx

Díaz Ayuso quiere ver a Casado en Moncloa con su apoyo como líder del PP en Madrid

Díaz Ayuso quiere ver a Casado en Moncloa con su apoyo como líder del PP en Madrid

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, afirma que nada le "gustaría más", y cree que "así va a ser", que Pablo Casado llegue a la Moncloa y que su campaña tenga su apoyo como jefa del Partido Popular en la Comunidad de Madrid.

En una entrevista con el diario "La Razón", publicada este domingo, Ayuso expresa su convencimiento de que sería candidata por "la voluntad mayoritaria" y que para eso "no hay nada mejor que un Congreso para preguntárselo" a los votantes y a los afiliados.

"Cuando llegue el momento, presentaré un proyecto y una lista", dice Ayuso, que no implique "bandos", sino que "se vea representado el gobierno de la Comunidad, los parlamentarios de la Asamblea y los municipios".

La presidenta madrileña dice en la entrevista que no entiende que el PP no celebre los congresos pendientes en las regiones donde no hay elecciones previstas, como en Madrid, donde "lo coherente" es que haya un cónclave "como marcan los estatutos, con total transparencia, normalidad y buscando la máxima participación de los afiliados de base".

Y sobre las elecciones de Castilla y León, Ayuso dice que estará donde le pida "el partido", y añade que "lo mejor es preguntarle siempre al equipo directo del candidato dónde considera que puedes ser más útil y hacer lo que te digan".

Por otro lado, Ayuso destaca en la entrevista el plan de natalidad que ha presentado en Madrid con una batería de medidas dotadas con 4.500 millones de euros.

Considera que será necesaria en este proyecto la ayuda del Gobierno central "en todo aquello que nos sea útil", aunque señala que "la verdadera ayuda hay que esperarla de la empresa", y a la pregunta de si pedirá ayuda a la ministra de Igualdad, Irene Montero, dice que esa cartera "no vale para nada, y mucho menos para ayudar a las mujeres".

Con respecto a la reforma laboral, Ayuso afirma que "teniendo en cuenta que estamos en un Gobierno de corte social comunista, evidentemente la reforma laboral podría haber sido mucho peor", y que si la patronal la apoyado ha sido porque "dentro de todo lo que se podía esperar, esta reforma es el mal menor".