fbpx

La Audiencia Provincial ratifica la condena a un hospital por la muerte de un bebé

La Audiencia Provincial ratifica la condena a un hospital por la muerte de un bebé

La Audiencia Provincial ha ratificado la sentencia que condena al hospital Puerta del Sur y a la aseguradora de salud de la familia perjudicada al pago de 204.349 euros por el fallecimiento de un bebé de tres meses al que no supieron detectar la enfermedad de Kawasaki.

Con su decisión la Audiencia confirma la sentencia dictada por un juzgado de Móstoles en noviembre de 2020 que condenó solidariamente al hospital y a la aseguradora al pago de 140.000 euros a los padres del niño, más 64.349 euros en intereses de demora.

Las partes condenadas presentaron un recurso de apelación que la Audiencia Provincial ha desestimado al considerar que hubo mala praxis de los facultativos al omitir pruebas médicas que impidieron "obtener un diagnóstico correcto y aplicar el tratamiento necesario para la enfermedad que padecía".

Según el relato de los hechos, el 3 de junio de 2017 los padres acudieron por primera vez al hospital debido a que el bebé tenía fiebre y fue diagnosticado de una infección aguda de las vías aéreas superiores.

En los días posteriores se produjeron diversas visitas a urgencias e ingresos hospitalarios y, tras ser diagnosticado también de infección urinaria o gastroenteritis por rotavirus, el menor falleció de una parada cardiorrespiratoria el 19 de junio.

El informe de la autopsia determinó que el menor murió de una "vasculítis sistémica en fase aguda" que le afectaba a las arterias, especialmente a las coronarias, y que estos hallazgos son compatibles con la enfermedad de Kawasaki, que consiste en una inflamación generalizada de las arterias que aparece generalmente en menores de cinco años.

El informe de la perito judicial indica que al menor se le detectó una "taquicardia desproporcionada" para la temperatura que presentaba, lo que hubiese justificado la realización de un electrocardiograma para valorar las causas.

La realización de dicha prueba médica, explica el informe, "hubiese detectado desde el primer momento el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki", determinando que el fallecimiento del menor vino motivado por la falta de realización del electrocardiograma y por lo que concluye que hubo mala praxis de los médicos.

Tras el fallecimiento del menor, los padres se dirigieron a la asociación El Defensor del Paciente para presentar la demanda, que fue tramitada por la abogada Carmen Fernández-Bravo.