fbpx

Vox pide la comparecencia de Dancausa por las menores explotadas tuteladas

Vox pide la comparecencia de Dancausa por las menores explotadas tuteladas

Vox se ha sumado a la izquierda y ha solicitado la comparecencia de la consejera de Familia, Juventud y Política Social, Concepción Dancausa, para aclarar las circunstancias en las que varias niñas tuteladas por la Comunidad de Madrid fueron víctimas de una banda que las explotaba sexualmente.

El partido de Rocío Monasterio quiere conocer la situación de estas menores y la situación de los centros de protección gestionados por la Comunidad de Madrid, donde residían al menos tres de las diez niñas liberadas por la Policía Nacional, según indicaron fuentes de la Consejería de Familia, Juventud y Política Social.

Al igual que PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos, Vox ha registrado la comparecencia de Dancausa en la comisión parlamentaria del ramo y en el Pleno de la Asamblea de Madrid, así como una batería de preguntas, y la comparecencia en comisión de altos cargos de los centros vinculados con el caso, como la directora del Centro de Primera Acogida de Hortaleza o el centro de Picón del Jarama, donde residía una de las jóvenes.

La Comunidad de Madrid negó inicialmente que las menores estuvieran bajo su tutelaje salvo una de ellas, que se encontraba en el centro de Picón del Jarama, cuya dirección denunció el entramado de la red.

En este centro la menor relató la situación en la que se encontraba, lo que derivó en la denuncia de la dirección a la Guardia Civil y desencadenó la investigación policial que comenzó en abril, cuando los agentes descubrieron que una menor se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia.

Durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes.

Otras compañeras de esta menor también realizaban las mismas fugas con el mismo objetivo.

Los integrantes de la banda contactaban con ellas a través de redes sociales ganándose su confianza y, posteriormente, las utilizaban para ofrecer servicios sexuales a clientes a los que suministraban sustancias estupefacientes.

En algunos casos las obligaban a distribuir ellas mismas la droga, a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores.

En otras ocasiones, los detenidos las trasladaban al polígono Marconi, donde ofrecían a los compradores de la droga mantener relaciones sexuales con ellas.

La Policía Nacional investiga si hay más niñas implicadas en estas prácticas en centros de menores y si algunos de los trabajadores conocían las circunstancias.