fbpx

Cooperativas Agro-alimentarias pide la dimisión del ministro Garzón y defiende la ganadería

Cooperativas Agro-alimentarias pide la dimisión del ministro Garzón y defiende la ganadería

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha pedido este miércoles la dimisión del ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus críticas a las macrogranjas, que considera "inaceptables", y ha defendido el papel de la ganadería.

En un comunicado, las cooperativas han rechazado las afirmaciones realizadas por Garzón en una entrevista al diario británico The Guardian, especialmente las relacionadas con las hipotéticas exportaciones masivas de carne de baja calidad procedentes de animales maltratados.

Además, han tachado de "injusto" que el titular de Consumo señale al sector ganadero como principal causante del cambio climático y le han acusado de comportarse más como "un activista" que como un miembro del Gobierno.

A su juicio, Garzón asume que la problemática de la ganadería española gira en torno al modelo de las macrogranjas "cuando estas no representan en absoluto el panorama productivo mayoritario" del territorio.

Cooperativas Agro-alimentarias ha sostenido que las granjas de mayor capacidad instaladas "cumplen estrictamente con la legislación vigente" y ha criticado el potencial impacto en las exportaciones cárnicas de las declaraciones vertidas a un medio extranjero.

"El sector ganadero está totalmente comprometido con la sostenibilidad medioambiental y cumple estrictamente con el modelo de producción europea, el más estricto del mundo", ha afirmado, al tiempo que ha defendido los trabajos del sector para mejorar el bienestar animal.

Las cooperativas han insistido en el papel que juega la ganadería en la vertebración del territorio, el mantenimiento de la población rural y del paisaje, y su contribución a la Economía de las zonas rurales.

"Sería deseable que en el futuro existiese una coordinación con el ministro de Agricultura a la hora de lanzar sus mensajes con datos contrastados, y que sus esfuerzos se dirijan más a evitar la competencia desleal de alimentos procedentes de terceros países que no cumplen los mismos estándares de producción que los europeos", han concluido.