fbpx

La Policía investiga la presencia de terceras personas en el bar de Parla donde hallaron dos cadáveres

La Policía investiga la presencia de terceras personas en el bar de Parla donde hallaron dos cadáveres

La Policía Nacional investiga la presencia de terceras personas la noche del lunes en el bar freiduría de Parla en la que ayer fueron encontrados sin vida dos personas por si tuvieron relación con estas muertes violentas, han indicado fuentes policiales.

Aunque los cadáveres han sido remitidos al Instituto de Medicina Legal para sendas autopsias en profundidad, que terminarán de efectuarse mañana jueves, las numerosas heridas por arma blanca y golpes en los cadáveres eran visibles por los agentes, por lo que se trataría de dos muertes violentas que se produjeron, por causas que todavía se desconocen, presuntamente la madrugada del martes.

De este modo se descarta la primera hipótesis, la que apuntaban algunos vecinos, de que hubo una explosión de la cocina. Sin embargo, los residentes en ese edificio o en los cercanos ni oyeron ni sintieron ninguna deflagración ni olor a gas o quemado.

De hecho, los bomberos de la Comunidad de Madrid que acudieron al lugar, situado en el número 21 de la calle Guadalajara de Parla, cuando descubrieron los cuerpos hicieron las mediciones oportunas, que determinaron que no había habido ninguna explosión, han indicado fuentes de Emergencias 112.

Fue David, el camarero de un restaurante cercano a la freiduría, quien avisó pasadas las 15 horas a la Policía al asomarse al local, ya que le extrañaba que a esas horas aún no estuviera abierta, y ver que había cristales rotos, sangre y un cuerpo tumbado el suelo. Hasta el lugar se acercó una patrulla de agentes, que tras forzar la entrada accedieron al lugar, encontrando un cadáver dentro de la barra y la otra a escasos metros.

Las víctimas, el dueño del bar, Rubén, y un amigo, ambos españoles de 62 y 51 años, respectivamente, presentaban múltiples heridas por arma blancas. Uno estaba degollado y tendría cuchilladas en el cuerpo y el otro fuertes golpes en la cabeza.

Posteriormente, llegaron agentes de la Policía Judicial y Científica, que están inspeccionando el interior en busca de posibles pistas. De momento, están analizando varios objetos punzantes encontrados en el lugar, como un cuchillo y una tijeras ensangrentados. También había restos quemados en la cocina.

Ahora, están revisando si falta dinero, la caja registradora u otros objetos, pero de momento no parece que se trate de un robo. Además, el enseñamiento con el que actuaron el o los asesinos hace pensar que se conocían. De hecho, algunos vecinos han dicho a los medios que en la madrugada del martes vieron a varias personas con música en el interior del establecimiento.