fbpx

Madrid Actual

La Comunidad pide responsabilidad individual en Navidad ante el aumento de casos

BBM / EP - Viernes, 24 Diciembre 2021 08:59
Archivado en:
La Comunidad pide responsabilidad individual en Navidad ante el aumento de casos

La Comunidad de Madrid llega a la Navidad con récord en el número de contagios por COVID-19 tras la aparición de ómicron, mayoritaria en la región con el 90% de los casos y mucho más contagiosa que el resto, con el autodiagnóstico como protagonista y una apuesta de las autoridades regionales por la responsabilidad individual para evitar la propagación del virus.

Unas fechas señaladas para compartir y reunirse con los seres queridos que la variante ómicron está poniendo en peligro de celebrar en familia con tranquilidad dado su alto poder para propagarse, con una capacidad de infección hasta nueve veces superior al resto.

La Comunidad de Madrid llegó a la Nochebuena del pasado año con una incidencia acumulada de 361,41 casos por cada 100.000 habitantes y con 24.082 casos diagnosticados en las últimas dos semanas. Entonces, la cifra de contagiados en las últimas 24 horas rondaba los mil personas y ahora marca récords de nuevos positivos, con un incremento en las últimas semanas y varios hitos consecutivos hasta superar los 20.000 positivos notificados este jueves, por encima de los datos de enero en la tercera ola y los de julio de la quinta.

De este modo, la incidencia acumulada a 14 días se ha disparado en las últimas semanas, con la región en riesgo muy alto y niveles que superan los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, en línea con los niveles del pasado mes de febrero. Así, se ha producido un ascenso constante desde que el pasado 11 de octubre bajó a riesgo bajo con 48,4 casos por cada 100.000 habitantes, hasta el momento actual, con el grupo de personas de entre 20 y 29 años como el más afectado y superando la cifra de 2.000 casos en este indicador, seguido de quienes tiene entre 12 y 19 años.

Un crecimiento exponencial de contagios que también se ha visto influido por el incremento del número de pruebas diagnósticas realizadas, 256.215 en la semana posterior al puente de diciembre, con un incremento interanual del 60% respecto a las 155.318 del pasado año, y una tasa de positividad de 15,30%, frente a la de 9,74% de hace un año.

DEMANDA DE TEST DE ANTÍGENOS

La demanda de test de antígenos ha provocado así que farmacias de la región se hayan quedado sin ellos, así como el aumento de los precios, y ha causado colas en las boticas para recoger los que de manera gratuita distribuye la Comunidad a cada habitante desde el pasado miércoles. En total, ya han sido dispensados más de un millón de unidades.

Una circunstancia que también ha contribuido a que la presión asistencial se haya trasladado a la Atención Primaria, con centros de salud desbordados y largas colas en los últimos días de ciudadanos en busca de pruebas que confirmen la presencia o no del SARs-Cov-2 y tener esa tranquilidad de no poner en peligro a sus seres queridos.

Frente al comportamiento de otras variantes como Delta, Alfa o Gamma, ómicron es tremendamente contagiosa pero, no obstante, presenta un desarrollo clínico más leve, por lo que la situación asistencial, según han reiterado las autoridades autonómicas, es de "control". En la última semana, así, la cifra de pacientes hospitalizados ha crecido desde los 580 hospitalizados superar los 850, con un incremento en UCI desde los 151 hasta más de 165 y unas tasas de ocupación del 5,73% en hospitalización y del 14,63% en UCI.

Unas cifras que están por debajo de las registradas a estas alturas del pasado año, cuando la situación en los hospitales iba en ascenso contenido, con 1.827 hospitalizados y un 10,99% de tasa de camas ocupadas por pacientes Covid, y 303 en UCI y una tasa del 25,31%.

El viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, ha subrayado este jueves que el riesgo de sufrir neumonía con ómicron es un 73,5% inferior y el riesgo de hospitalización, de 83,5%.

Los fallecimientos, además, no llegan a superar la decena diaria y, de momento, la mortalidad no se incrementa. A ello contribuye, en gran medida, la vacunación contra el Covid-19, con la reciente incorporación a la estrategia vacunacional de los menores de 5 a 11 años y las terceras dosis de los sueros.

LA VACUNACIÓN, FACTOR DETERMINANTE

Así, la vacunación se ha convertido en un factor determinante que marca la diferencia con respecto al año pasado, ya que no arrancó en la Comunidad de Madrid hasta el 27 de diciembre, pasada ya la Navidad. Frente a ello, en estos momentos el 93,1% de la población diana (mayores de 12 años) ha recibido al menos una dosis, mientras que el 91,3%% cuenta con la vacunación completa.

Según Zapatero, en la tercera ola, todavía sin vacunación, ingresaban el 20% de los infectados en planta y el 2,8% en UVI, frente a esta sexta ola, cuando ingresan el 2% de los infectados en planta y el 0,2% en UVI, con una diferencia diez veces menor.

Con este escenario, la Comunidad de Madrid habla de situación de "control" y ha descartado endurecer las restricciones, con medidas como la implantación del pasaporte Covid por la que han optado otras regiones, y ha apelado a la "responsabilidad individual" y a "extremar" las medidas de prevención básicas que "siempre han sido tan eficaces" como son el uso de mascarilla, la higiene de manos, una correcta ventilación y la distancia interpersonal.

Una situación muy diferente a la registrada el pasado año, al final de la segunda ola, cuando la región contaba con cierre perimetral entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, pero con el comodín de 'los allegados' para justificar desplazamientos. Las reuniones se limitaron a seis personas, con dos núcleos de convivencia, y toque de queda entre la medianoche y las 6 horas, salvo en Nochebuena y Nochevieja, cuando se alargó a la 1.30 horas.

SE MANTIENEN MEDIDAS SANITARIAS

En esta ocasión, por contra, el Gobierno Regional ha mantenido la celebración de actividades tradicionales en las fechas navideñas como las uvas de Nochevieja en la Puerta del Sol o la Cabalgata de Reyes, aunque ambas se celebrarán con restricciones de aforo. Todas las actividades que se realicen al aire libre, ha defendido la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, son "seguras" y se ha demostrado así "a lo largo de este tiempo".

No obstante, el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores ha vuelto, con excepciones concretas para la práctica del deporte o para cuando una persona está sola en el monte o en la playa o con su grupo de convivencia habitual, o cuando se esté con alguien que no sea de nuestra unidad familiar pero con una distancia de 1,5 metros, una medida aprobada por el Gobierno central que ha sido rechazada desde el Ejecutivo madrileño.

El pasado año, cuando la región salía de la segunda ola, el mes de diciembre marcó un cambio de tendencia en los indicadores de incidencia acumulada, para pasar de una fase de descenso constante a una etapa de ligera subida a partir del día 9 de diciembre que culminó en la tercera ola tras la Navidad y que alcanzó sus picos máximos a mediados o finales de enero.

"Vienen semanas de mucho contagio por la nueva variante de Covid-19 pero esta no es como las anteriores", dijo recientemente la presidenta madrileña, que aventuró que después de las navidades, la situación volverá a estar "contenida".

Un pronóstico que también parece confirmar Sudáfrica, el país que el 22 de noviembre registró por primera la nueva variante ómicron, donde el rápido crecimiento de casos se ha visto seguido por una acusada caída de los contagios.