fbpx

Madrid revisará la accesibilidad de la nueva Plaza de España para corregir los fallos

Madrid revisará la accesibilidad de la nueva Plaza de España para corregir los fallos

El Ayuntamiento de Madrid, a través del área de Obras y Equipamientos, revisará la accesibilidad de la nueva Plaza de España, puesta en entredicho por asociaciones como CERMI y FAMMA, y se corregirán los fallos si bien la delegada del ramo, Paloma García Romero, ha defendido que se cumple con la normativa.

Así lo han acordado todos los grupos municipales por unanimidad a una propuesta que ha presentado en el hemiciclo el concejal socialista Pedro Barrero, quien ha calificado el resultado de la obra, en cuanto a accesibilidad, de "despropósito".

Ya en la anterior comisión de Obras, la delegada manifestó que los "desajustes" en materia de accesibilidad de Plaza de España, cuyas obras finalizarán el próximo mes de febrero, serán "solucionados" después de la festividad de Reyes.

Barrero ha afeado al Gobierno municipal que hayan hecho de la accesibilidad en Plaza de España "una broma y una estafa". Según ha indicado, "hay barreras arquitectónicas allá donde se mire, incumpliendo de forma flagrante la normativa". Del mismo modo ha hablado de "desniveles peligrosos y elementos que son una discriminación para personas con discapacidad".

"Esto es intolerable, le podría dar para reflexionar. Ha resultado ser un proyecto discriminatorio para el colectivo de la discapacidad. Su excusa aquí es haber montado una visita expres. Les pedimos aprobar esta proposición y demostremos que somos una corporación comprometida con la accesibilidad", ha lanzado.

Desde Más Madrid, Paco Pérez ha hecho también mención a la "precipitada apertura al público el pasado 22 de noviembre" en lo que, ha ironizado, "parecía una inauguración". "Pero no sean mal pensados, faltaban los Reyes, la presidenta de la Comisión Europea y la Banda Sinfónica, era una simple apertura al público, eso sí, sin haber terminado la obra, y sin que estuvieran recepcionadas las obras", ha expresado en crítica a las palabras del área, que mantienen que fue una apertura al público y no una inauguración.

Pérez ha criticado el "cúmulo de chapuzas" en el flamante espacio como senderos podotáctiles que se dirigen a alcorques, una acera bici prohibida por la normativa, que entraña un peligro para usuarios de bici o peatones, así como la bajada a Príncipe Pío". "Un despropósito por inaugurar al galope, deprisa y corriendo", ha reprochado.

García Romero ha defendido que la Plaza se abriera aun sin concluir las obras después de "dos años y medio de molestias a vecinos, comerciantes, hosteleros". "Era el momento de ponerlo en marcha por las fiestas que venían", ha expresado a renglón seguido.

Ha defendido que en las obras "se ha hecho un gran esfuerzo por materia de accesibilidad, que se cumple y siempre se puede llegar a más". "Es una de las obras más complejas, no hablamos de un espacio estándar, que requiere una reinterpretación de la movilidad vigente. No se supera el seis por ciento de la pendiente, hay dos ascensores y se estudia un tercero en la calle Irún. La dimensión de aceras supera las medidas de normativa", ha manifestado.

El edil José Manuel Calvo, de Recupera Madrid, ha reconocido que "la plaza no está terminada, quedan remates", pero que "es algo que pasa en muchas de estas acciones", y ha llamado a no ser hipócritas porque "eso ya pasó en Gran Vía".

Por parte de Vox ha intervenido Fernando Martínez Vidal, quien ha puesto el foco en las "deficiencias" que tanto CERMI como organizaciones ciclistas les han trasladado. "Es una lástima que carriles bici que se contemplaban se han olvidado de construirlos", ha criticado, si bien ha reconocido que "el buen sentido de García Romero le llevará a esas mejoras".