fbpx

Manuel Castells dejará su cargo en el Ministerio de Universidades y será sustituido por Joan Subirats

Manuel Castells dejará su cargo en el Ministerio de Universidades y será sustituido por Joan Subirats

El ministro de Universidades, Manuel Castells, dejará su cargo en el Ejecutivo de coalición, ha adelantado 'eldiario.es' y han podido confirmar fuentes conocedoras de su decisión.

Catedrático de Sociología, Castells es el segundo ministro de Unidas Podemos que deja sus responsabilidades ejecutivas, tras la salida de Pablo Iglesias en abril de este año.

La renuncia del hasta ahora ministro se debe a motivos personales y obedece a motivos de salud, según han detallado las fuentes consultadas.

Fuentes de Universidades recogidas por Europa Press añaden que se trata de una decisión personal, "reposada" y tomada por motivos de salud y "prescripción médica" y en estrecha colaboración con su familia, ya comunicada a Sánchez y Díaz.

PERSONA DE PLENA CONFIANZA DE COLAU

Su relevo en la cartera, que corresponde a la cuota que tienen 'los comunes', lo asumirá el exconcejal de cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats, una de las personas de "plena confianza" de la alcaldesa Ada Colau y de la confluencia catalana de Unidas Podemos, según han detallado dichas fuentes.

Prueba de ello es que Subirats, junto a Colau y el actual presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, de la plataforma Guanyem Barcelona, el germen de los 'comunes'.

De esta forma, el futuro ministro tiene una alta valoración entre los comunes y presenta un perfil "más político", dado que no es independiente como Castells, que combina también una trayectoria de "mucho prestigio intelectual".

La elección de situar a Subirats al frente de la cartera de Universidades se toma de común acuerdo con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que estaba al tanto de todo el proceso.

Después del consenso que generó este perfil, la alcaldesa de la capital catalana llamó a Subirats para plantearle la posibilidad de asumir la responsabilidad del Ministerio de Universidades.

En ese momento, Subirats pidió unos días para "meditar la decisión" y, finalmente, decidió dar el paso y asumir la cartera de Universidades.

Además, las fuentes consultadas destacan que Subirats considera "fundamental" que 'los comunes' tengan una voz clara para defender las necesidades de Cataluña en el Ejecutivo y contribuyan a reconstruir consensos en esta nueva etapa de diálogo.

TRAYECTORIA DE CASTELLS

Mientras, Castells ha sido durante sus cerca de dos años en el Ejecutivo el impulsor de las dos reformas del ámbito universitario en la que actualmente trabaja el Ministerio.

Por un lado, la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), aprobada por el Consejo de Ministros el pasado verano y para la que el ministro buscaba lograr el mayor consenso posible antes de su tramitación parlamentaria.

Por otro, la Ley de Convivencia Universitaria, que derogará un decreto franquista de 1954, y actualmente en trámite parlamentario -ya ha sido aprobada por la Comisión de Ciencia y Universidades del Congreso-. Este proyecto ha suscitado las críticas de la derecha por los cambios introducidos acordados con ERC.

Con Castells al frente del Ministerio, también se han aprobado varios reales decretos, entre ellos el que recoge los nuevos requisitos de creación de universidades. Según este real decreto, las universidades no podrán ser consideradas como tal si no disponen de una oferta académica mínima de 10 títulos oficiales de Grado, 6 de Máster y 2 programas oficiales de Doctorado, y deberán estar representadas en tres de las cinco grandes ramas del conocimiento.

Además, fuentes de Universidades aseguran que los trabajos de Castells se han dirigido a "democratizar" la Universidad, con la ampliación de las becas universitarias (tanto en cuantía como en beneficiarios/as) y la reducción de las tasas, eliminando el sistema de horquillas impuesto o equiparando precios de los másteres habilitantes a los precios de grado.

Con 79 años, Castells ha mantenido un perfil bajo en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, con apariciones públicas escasas, lo que ha propiciado en estos dos últimos años las críticas por parte de la oposición.