fbpx

Maestre cree que "ninguna fuerza progresista apoyaría" las cuentas de Almeida

Maestre cree que

La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha criticado que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, pretenda ahora negociar con la izquierda los presupuestos de 2022, tras la negativa definitiva de Vox, y ha advertido que su proyecto “es inaprobable” y “ninguna fuerza progresista podría apoyarlo” porque fue redactado “para ser pactado con la extrema derecha”.

“Habría que comenzar de cero si quisiéramos que fuera un buen presupuesto para Madrid, y no de pasos atrás”, ha dicho Maestre este jueves en declaraciones a los medios en el Palacio de Cibeles.

Así se ha manifestado la líder de Más Madrid horas después de que Almeida se haya reunido, sin lograr avances, en la sede del Ayuntamiento con el portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, quien ha anunciado que no apoyará los presupuestos y que presentará hoy una enmienda a la totalidad.

Tras ese rechazo de Vox, Almeida ha afirmado que convocará a todos los grupos hasta “agotar todas las vías” en busca de los apoyos necesarios para sacar adelante las cuentas del próximo año.

Sin embargo, Maestre ha recalcado que los presupuestos presentados por el Gobierno de PP y Cs son “malos, sin ideas buenas y con pasos atrás”, porque fueron diseñados contando con el apoyo de Vox.

En este sentido, Maestre ha ironizado diciendo que PP y Cs incorporaron en su proyecto las demandas que la extrema derecha presentó en los trámites anteriores, “para ahorrarse ahora directamente el trámite de negociación”.

También ha insistido Maestre que el escenario registrado desde hace semanas en la capital, con “rumores y corrillos” sobre las posibles negociaciones entre PP y Vox, son “un paripé” en el que Almeida y Ortega Smith “muestran que ya no se tienen cariño”, dando lugar a “un bochornoso escenario” que ha frenado aprobar las cuentas.

No obstante, ha recordado que una estrategia similar siguieron las dirigentes regionales de PP y Vox, Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio, en la negociación de los presupuestos de la Comunidad de Madrid, “y luego tardaron muy poco en ponerse de acuerdo” para aprobarlos.