fbpx

Ancelotti-Simeone: el recuerdo de la décima Copa de Europa del Real Madrid

Ancelotti-Simeone: el recuerdo de la décima Copa de Europa del Real Madrid

Madrid, 10 dic.- Nunca pudo Carlo Ancelotti con Diego Simeone en LaLiga. Tres derrotas, dos de ellas en el estadio Santiago Bernabéu que frustraron el camino hacia el título que le falta al técnico italiano, y un empate. Resultados de los que se desquitó en la Liga de Campeones con un recuerdo imborrable, el día de su éxito en la final madrileña en Lisboa. La ansiada décima Copa de Europa para el madridismo.

Transitan por momentos diferentes en el presente. Ancelotti, con la posibilidad de igualar su segunda mejor racha de resultados al mando del Real Madrid, con nueve triunfos consecutivos, líder sólido de LaLiga Santander y clasificado primero de grupo con una imagen sólida a los octavos de final de la Liga de Campeones.

Simeone, el año en el que dispone de una plantilla con mayores dosis de calidad técnica, sin encontrar regularidad en Liga, a 10 puntos con un partido menos que el eterno rival de la ciudad, con tres victorias en las siete últimas jornadas y el mismo número de triunfos como local -cuatro- que como visitante. Una muestra clara de que a su equipo le cuesta imponerse cuando está obligado a llevar la iniciativa ante sus rivales. Y una clasificación para octavos de 'Champions' con grandes dosis de sufrimiento y respondiendo ante la obligación de ganar en Oporto en su último capítulo.

EL REGRESO DE UN GRAN DUELO EN LOS BANQUILLOS

Seis años y medio después regresa un atractivo pulso de banquillos y hubo un tiempo en el que el 'Cholo' le tomó la medida a Ancelotti y a su Real Madrid de la primera etapa. Hasta tal punto, que le obligó a innovaciones tácticas en un momento de mayor variedad en la pizarra del técnico italiano. En aquel momento, con dos 'balas' por las bandas como Cristiano Ronaldo y Gareth Bale recién llegado al fútbol español. Le obligó a renunciar a su 4-3-2-1 que parecía sistema de cabecera para pasar a un 4-3-3.

Los duelos tácticos ante Simeone le obligaban a variar el rumbo buscando dar con la tecla, hasta acabar conquistando la gloria en Lisboa con un 4-4-2. Con altas dosis de sufrimiento en una final a remolque desde un error por alto en una salida de Iker Casillas que aprovechó Diego Godín a los 36 minutos, para volver a permitir al Atlético de Madrid acariciar una 'orejona' hasta el último segundo del tiempo reglamentario.

Aquella suplencia dolorosa para Marcelo que provocó la rabia del brasileño cuando saltó al césped, pieza clave en la remontada. La fe hasta el último suspiro, cuando Sergio Ramos conectó un cabezazo salvador para mandar el partido a la prórroga, ante un rival ya sin poderío físico para evitar el triunfo madridista.

Fue la gran victoria de Ancelotti sobre Simeone, enfrentados en trece ocasiones como técnicos de Real Madrid y Atlético, hasta 17 sumando las etapas de 'Carletto' en el Chelsea y el Bayern. En el derbi madrileño con un balance de cuatro victorias, cuatro empates y cinco derrotas para el italiano. Una desventaja en el cara a cara que quiere corregir para asestar un golpe, quién sabe si definitivo, a LaLiga Santander antes de las vacaciones navideñas.

Por el camino, Simeone se llevó ante Ancelotti una Supercopa de España, una eliminatoria de Copa del Rey y un dominio claro en Liga, pero la competición mayor, la Liga de Campeones, siempre cayó de lado de Ancelotti. Vencedor de la final de Lisboa y del pulso de cuartos de final de la siguiente edición, sacando nuevamente la espina de una derrota dolorosa. El Real Madrid caía con estrépito, 4-0 en el Vicente Calderón. Y había que retroceder hasta noviembre de 1987 para encontrar un resultado tan abultado, un 0-4 en el Bernabéu en un duelo condicionado por la expulsión de Jankovic en el primer acto.

UN SISTEMA DEFINIDO ANTE UN DIBUJO CONDICIONADO

La nueva entrega del pulso Ancelotti-Simeone llegará con un Real Madrid definido, sin aristas ni innovaciones tácticas, con su técnico llegando a afirmar, tras probar sin éxito con cuatro centrocampistas, que el 4-3-3 será inamovible toda la temporada. Es el adecuado para las cualidades de sus jugadores más enchufados.

Sin espacio para Eden Hazard, a quien ya no se le espera, con la duda de encajar de nuevo a Gareth Bale recuperado de su última lesión muscular. El mejor dibujo para explotar la velocidad en los extremos de los brasileños Vinícius Junior y Rodrygo Goes, con un pivote, Casemiro, y dos interiores, Toni Kroos y Luka Modric, que son la clave del juego madridista, aunque por su edad obliguen a jugar en bloque medio sin poder ejercer la presión alta que desea Carlo.

A Simeone siempre le gustó estudiar las virtudes del rival para contrarrestarlas desde su pizarra. Más limitado en el presente por las bajas y los jugadores que llegan justos al partido. Más cerca de un 4-4-2 con Geoffrey Kondogbia como solución de urgencia a las ausencias en el centro de la defensa, Marcos Llorente obligado a regresar al lateral derecho y Rodrigo de Paul con Koke Resurrección como piezas claves en un del campo por donde comenzará a decidirse el derbi. Su apuesta por Lemar o Carrasco en la izquierda y Correa en la derecha serán las bazas para buscar un triunfo que rearme a su equipo y devuelva la emoción al campeonato.

Roberto Morales