fbpx

La región registró 12.084 denuncias por violencia machista en el primer semestre de 2021

La región registró 12.084 denuncias por violencia machista en el primer semestre de 2021

En 2020 se contabilizaron casi 22.500 denuncias en la Comunidad de Madrid por violencia de género, más de 60 denuncias al día en un año marcado por el descenso producido por la pandemia; pero en el primer trimestre de este año han sido ya 12.084, según datos aportados por la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González.

"Desde el Gobierno de España no claudicamos en nuestro deber de garantizar la libertad de esas mujeres y por ello: desde 2018, hemos destinado más de 43 millones de euros a la Comunidad de Madrid; y solo este año, 11 millones para desarrollar y reforzar uno de los mejores instrumentos que tenemos: el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Un Pacto que nos incumbe a todos: desde el Estado a los municipios", ha señalado este lunes en los Reconocimientos contra la violencia de género 'Meninas 2021'.

González también ha indicado que el Ministerio del Interior ha incrementado el número de efectivos que están a disposición de la protección integral de las víctimas de violencia de género. "Y desde esta Delegación, con la inestimable cooperación de los municipios, estamos reforzando una de las principales herramientas en la protección de las mujeres: el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género, el llamado Sistema VioGén", ha indicado.

Un sistema, ha añadido, que permite, que tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como las Policías Locales colaboren, tengan información "y, sobre todo, protejan a las mujeres que están amenazadas".

El sistema realiza una labor preventiva a través de los 'Planes de Seguridad Personalizados' y además permite hacer predicciones del potencial del riesgo para dar una protección real y efectiva a las mujeres.

MÁS DE 9.000 CASOS ACTIVOS DE VIOGÉN

Desde su puesta en marcha, VioGén ha dado protección a más de 100.000 mujeres, existiendo en la Comunidad de Madrid (hasta el 15 de noviembre) 9.281 casos activos, que afectan a 9.071 víctimas.

"Desde esta Delegación del Gobierno sabemos muy bien que no solo es necesario sino muy urgente que la Comunidad de Madrid se sume activamente y suscriba un nuevo Convenio mejorado, que permita que todos los servicios de los que dispone la Comunidad se pongan al servicio de las mujeres y menores que sufren el maltrato machista. Es necesario que sus servicios estén, como los nuestros, a disposición de las víctimas de violencia de género. De forma integral, unitaria. Como debe ser", ha apuntado la representante del Gobierno central en Madrid.

"Es una reivindicación necesaria que se justifica en la urgencia de afrontar la violencia de género como una realidad que no se detiene si no hay firmeza, contundencia y dedicación absoluta de todas las administraciones con capacidad. La violencia machista es una realidad que trasciende a la diferencia política. Así, ha sido hasta ahora, por eso hacemos pactos, y con ellos, todos luchamos contra ella, por eso nos manifestamos juntos, para que los agresores sepan que las mujeres nos tienen a todas y todos a su lado, junto a ellas", ha proseguido.

Y también, ha continuado González, para derrotar la corriente negacionista "que intenta imponer su criterio, minimizando este mal, utilizando para ello el juego político".

Según ha continuado la delegada, un crimen machista es el colofón, muchas veces, de un "largo proceso de destrucción y de sufrimiento en el que cada día es un eslabón que puede conducir a un final mortal".

"Sumidas en un silencio de terror, las mujeres víctimas de violencias machistas, viven atrapadas en una dinámica de la que solo se escapa con voluntad, determinación y con ayuda, sobre todo con ayuda. Si el primer paso lo deben dar ellas, el siguiente, nos corresponde a los que debemos protegerlas. Por ello, no tiene sentido ser comedidos con el lenguaje: hay que ser claros para llegar a la conciencia de miles de mujeres que sufren", ha indicado.

AUMENTO DE DENUNCIAS POR UN PROGRAMA DE TELEVISIÓN

González ha apostado por la visibilidad y ha citado el programa de televisión sobre Rocío Carrasco, "que ha roto el estrecho círculo en el que se tratan estos temas en profundidad y ha convertido la experiencia individual de una persona famosa en un drama colectivo".

"Con la emisión de estos programas, semana a semana, durante más de dos meses, muchas mujeres se reconocieron en el relato de la protagonista: la actitud del maltratador, las amenazas, los insultos, la manipulación, el uso de los hijos, la agresión calculada, la violencia descarnada. En todas y en cada una de las violencias que este personaje público había sufrido y que relataba con detalle. Esto generó una expectación inédita. Lo que muchas padecen en la sombra lo veían en la televisión convertida en un espejo", ha manifestado.

La representante del Gobierno central en Madrid considera que esto "ha supuesto una experiencia inédita, un despertar social en el tratamiento informativo en el que convivieron la víctima, personajes televisivos conocidos por todos y expertos que nunca antes habían coincidido en un plató de televisión mostrando una reacción contundente, compartida, ante lo que se iba descubriendo, un hito que seguramente haya cambiado la historia".

Las estadísticas muestran, ha continuado, que durante la emisión del programa se multiplicaron las denuncias. "Este hecho nos enseña que hablar de feminismo, de igualdad, de violencia de género, donde no se espera, llegando a cuantas más personas mejor, es una herramienta poderosísima para combatir esta plaga", ha indicado.

"COMBATIR LA VIOLENCIA DE GÉNERO NOS OBLIGA A TODOS"

Por último, Mercedes González ha recordado que combatir la violencia de género "nos obliga a todos, por nuestro sentido ético, nuestra conciencia y nuestro deber moral". "Todos estamos permanentemente convocados a un minuto de silencio cuando hay un crimen machista. Pero, también, estamos obligados a muchos minutos, muchas horas, muchos días, todo el tiempo necesario para alzar la voz con todo el ruido posible, contra este terror que apaga la vida de las mujeres", ha indicado.

La delegada ha precisado que pese a los cambios en comunicación y las tecnologías de la información, los micromachismos y el machismo que degenera en violencia de múltiples formas "siguen ahí, se reproduce".

"Llega a los más jóvenes, utiliza la tecnología para renovar esquemas de dominación, se apoya en los hábitos de consumo y en los gustos culturales. Se expresa en las letras de las canciones, en las jerarquías de las pandillas y de los grupos de amigos, se muestra en la asignación de roles. Su capacidad dañina es adaptativa: sobrevive a los cambios y siempre termina por evidenciarse de la forma más agresiva", ha explicado.

"Contra este mal aún no hay vacuna tan eficaz, sino tratamiento. Y el tratamiento debe empezar en la infancia, en la escuela, en la familia, entre los amigos, en el trabajo, en el ocio la sociedad. El tratamiento es compromiso. Solidaridad con las víctimas; comprensión del dolor, actuación contra quienes vemos que practican este mal; denunciar, acoger a quienes sabemos que necesitan ayuda. Jamás seremos una sociedad libre si la mitad de ella está en riesgo de sufrir la arbitrariedad y el abuso", ha concluido González.