fbpx

Las zonas con menos instalaciones deportivas de la capital tienen más prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2

Las zonas con menos instalaciones deportivas de la capital tienen más prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2

Las zonas de la capital con menos instalaciones deportivas presentan una mayor prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2, según un nuevo estudio desarrollado dentro del proyecto Heart Healthy Hoods de la Universidad de Alcalá.

Según ha explicado el centro en un comunicado, el estudio ha usado una muestra de 1.270.512 adultos de entre 40 y 75 años, que representa el 91% de la población de esta franja de edad que reside en Madrid.

La investigación muestra "resultados concluyentes": las áreas de Madrid que tienen menor disponibilidad de instalaciones deportivas presentan un 22% más de casos de obesidad y un 38% más de diabetes tipo 2 que los barrios que cuentan con una disponibilidad de recursos de ejercicio físico más alta.

El estudio, cuyos resultados han sido publicados en la revista científica 'Diabetologia', se ha llevado a cabo en colaboración con investigadores del australiano Royal Melbourne Institute of Technology, de la estadounidense Drexel Dornsife School of Public Health y de la Unidad de Investigación de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, refleja que las áreas con menor nivel socioeconómico y baja disponibilidad de instalaciones deportivas presentan una prevalencia de un 13% (en obesidad) y un 17% (en diabetes tipo 2) mayor que las áreas que, teniendo igualmente una baja disponibilidad de instalaciones deportivas, cuentan por el contrario de un mayor nivel socioeconómico.

Esta desigualdad también se manifiesta cuando se observan diferencias entre hombres y mujeres, ya que las que viven en áreas con baja disponibilidad de instalaciones deportivas y bajo nivel socioeconómico tienen una prevalencia en diabetes de más del doble (24%) que los varones que viven en áreas de características similares (10%).

"El estudio evidencia que vivir cerca de espacios donde se pueda practicar ejercicio físico está relacionado con el volumen de casos de obesidad y diabetes en el barrio. Y que esta asociación es aún más agresiva para áreas de menor nivel socioeconómico y para las mujeres", destacan desde el centro.

En este contexto, los investigadores han propuesto un aumento de recursos para la práctica de ejercicio físico en aquellas áreas más desfavorecidas, en forma de nuevas instalaciones deportivas gratuitas o con un bajo precio mensual; ya que "hay evidencia" de que las instalaciones deportivas con precios variables (como pago por sesión) suponen una barrera de acceso para las poblaciones con menor nivel socioeconómico.

Asimismo, han hecho hincapié en la necesidad de desarrollar programas de ejercicio físico con perspectiva de género, generando así espacios accesibles a la práctica de actividad física de toda la población.

Las instalaciones deportivas fomentan una práctica especialmente beneficiosa en términos de salud, ya que diversos estudios han demostrado que "la intensidad del ejercicio físico que se practica en ellas genera unos beneficios significativamente mayores a otras prácticas como caminar o el running".

Asimismo, la presencia de recursos humanos que guíen la práctica de ejercicio, podría ser un "especial acicate" para el inicio a la práctica de actividad física de ciudadanos físicamente inactivos, así como un buen medio para la práctica de ejercicio de calidad, y la prevención de posibles lesiones derivadas de ella. "Algo especialmente importante en aquellas personas que inician su práctica de actividad física desde el sedentarismo", han concluido.