fbpx

El Gobierno transfiere 400 millones a las CCAA para descarbonizar el transporte

El Gobierno transfiere 400 millones a las CCAA para descarbonizar el transporte

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana transferirá a las comunidades y ciudades autónomas 400 millones de euros para impulsar la descarbonización del transporte profesional por carretera con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes al texto que regula las bases y articula las transferencias a las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla para que lancen convocatorias de ayudas destinadas a la transformación de flotas de transporte de pasajeros y mercancías.

La vigencia del programa se extiende hasta el 30 de abril de 2024 y se transfieren de forma inmediata 174 millones de euros con cargo al presupuesto de 2021, ampliable sucesivamente según la evolución de la demanda del plan, ha informado el ministerio en un comunicado.

El criterio de distribución territorial de los fondos europeos es el número de vehículos de transporte público de mercancías y viajeros y transporte privado complementario domiciliados en cada comunidad autónoma.

Las comunidades con mayores asignaciones son Andalucía (29,1 millones de euros), Cataluña (22,4 millones), Comunidad Valenciana (18,6 millones) y Madrid (16,6 millones), seguidas de Castilla y León, Galicia y Castilla-La Mancha, con en trono a 12,8 millones cada una.

El transporte de mercancías y viajeros por carretera, que genera el 8,2 % de los gases de efecto invernadero en España, pese a suponer apenas el 2 % de la flota de vehículos, es uno de los sectores donde "la descarbonización plantea mayores retos de cara a las próximas décadas", según la fuente.

Las estimaciones señalan que las subvenciones podrán ayudar a disminuir un 3 % las emisiones de gases de efecto invernadero que genera el transporte pesado por carretera.

Los objetivos de la línea de inversión son impulsar la sostenibilidad y digitalización del parque de vehículos pesados para mejorar la calidad del aire, incentivar la penetración de tecnologías de propulsión limpias y acelerar la reactivación industrial y del sector de la automoción.

Las ayudas se distribuirán entre las empresas y autónomos en concurrencia simple y se articularán como una subvención fija por vehículo en función del tipo de empresa y la clase, la motorización o la antigüedad del vehículo.

Se subvencionan también puntos de recarga eléctrica para vehículos pesados, ha detallado el ministerio.

Durante la vigencia del plan, se espera achatarrar unos 20.000 camiones y 3.000 autobuses, lo que supondrá una reducción estimada de emisiones de CO2 de 600.000 toneladas al año.

Un autónomo o una pequeña empresa puede lograr una ayuda máxima de 200.000 euros por vehículo, si adquiere un autobús cien por cien eléctrico o de hidrógeno de clase I de más de 15 metros.

En el caso de empresas medianas o grandes, la subvención unitaria se sitúa en 175.000 y 150.000 euros, respectivamente.

Se prevé que podrán subvencionarse hasta 2.000 camiones y 500 autobuses eléctricos puros, de emisiones cero, en todo el periodo del programa, lo que supondrá un incremento sobre los datos actuales de más del 300 % en camiones y doblar la tasa de autobuses.

En cuanto a la instalación de infraestructuras de recarga, la norma recoge cuatro categorías en función de la potencia del punto de conexión.

La cuantía máxima se establece para puntos de carga con potencial igual o superior a 350 kW (ultrarrápidos), con 70.000 euros de ayuda fija, vinculada a la adquisición de un camión eléctrico, híbrido enchufable o de autonomía extendida.

Se prevé que el programa facilite la instalación de más de 1.500 puntos de carga nuevos dedicados al transporte pesado de mercancías y viajeros por carretera.