fbpx

Desarticulan una red que cultivaba marihuana y blanqueaba los beneficios con las apuestas

Desarticulan una red que cultivaba marihuana y blanqueaba los beneficios con las apuestas

La Policía y la Guardia Civil han detenido a 23 personas en Madrid y Toledo que cultivaban marihuana y blanqueaban los beneficios de la venta de la droga mediante el cobro de apuestas deportivas, así como adquisición de inmuebles y vehículos de alta gama.

En un comunicado, el Ministerio del Interior detalla que en esta operación conjunta de ambos Cuerpos se han realizado 16 registros domiciliarios, en los que se han intervenido 205 kilos y 5.000 plantas de marihuana, seis armas de fuego, numerosas armas blancas, 110.000 euros en efectivo y cinco vehículos de alta gama, entre otros.

Los detenidos en los registros han sido acusados de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y revelación de secretos.

Entre los 23 arrestados están los dos líderes de la organización, cinco personas relacionadas con un salón de juego y un Policía Local detenido por revelación de secretos.

Las cuentas de todos los detenidos han sido bloqueadas, así como las de nueve domicilios por un valor total superior al millón y medio de euros.

Según Interior, las investigaciones se han desarrollado en domicilios de Madrid y Toledo, donde contaban con al menos doce cultivos, siete de ellos en el barrio madrileño de Villaverde y otras zonas de la capital, y cinco en pueblos de la comarca de La Sagra, en Toledo.

Los detenidos, tras recolectar las cosechas, procedían a su venta y distribución y "daban curso legal" al beneficio económico que obtenían mediante su blanqueo en diferentes negocios, como salones de masajes, concesionarios y, principalmente, en un centro de juego de Illescas (Toledo).

Las fuerzas de seguridad aseguran que se trataba de "un amplio grupo criminal" que usaba "multitud de medidas de seguridad", y destacan que una de las armas de fuego incautadas tenía silenciador y otra estaba señalada por la Policía alemana por la comisión de un delito violento.

Además, utilizaban inhibidores de frecuencia y vehículos lanzadera además de realizar contravigilancias para evitar el control policial, labores para las que contaban con la colaboración de un policía local de un municipio de Madrid.