fbpx

Las dos Españas de Lorca y Concha Piquer se "reconcilian" en un nuevo musical hasta el 2 de enero en el Teatro Español

Las dos Españas de Lorca y Concha Piquer se "reconcilian" en un nuevo musical hasta el 2 de enero en el Teatro Español

Aunque probable, no existe constancia de que alguna vez se produjera el encuentro entre Federico García Lorca y Concha Piquer. Aún así, el musical "En Tierra Extraña", que se estrena hoy con Diana Navarro como la estrella de la copla, imagina dicha reunión en una metáfora de "conciliación" entre las dos Españas.

El apropiado marco de la sala Principal del Teatro Español, en Madrid, acogerá hasta el 2 de enero esta coproducción junto a SOM Produce que parte de una idea original de José María Cámara y Juan Carlos Rubio, quien ha sido además el encargado de escribir y dirigir el espectáculo.

"Es una historia que nunca tuvo lugar", ha reconocido el director y dramaturgo en la rueda de prensa celebrada para su presentación. Se trata, según comenta, de "dos Españas que aquí se dan la mano y que dialogan", en un intento también por "rebajar la situación que estamos viviendo y evitar errores que ya se han cometido".

En ese mismo sentido se ha manifestado Diana Navarro, que considera la obra "un mensaje de conciliación". "España es maravillosa y tenemos que respetarnos", ha dicho tras calificar su debut teatral con esta obra como "un regalo" y agradecer a José María Cámara que desde el principio la tuviera en mente para interpretar a la gran dama de la copla.

Según se ha subrayado, la familia de la famosa cantante, concretamente su nieta Conchitín y su yerno, Ramiro Oliveros, han ofrecido su colaboración a lo largo de este tiempo para dar forma al texto y se han mostrado "felices con toda la obra y de que Diana Navarro asuma ese rol".

"Es lo más importante que he hecho hasta ahora", ha insistido la artista malagueña, que ya había abordado ampliamente el género de la copla en discos como "Camino verde" (2008), aunque aquí pierda su acento andaluz y su sonrisa habitual en favor de un porte más adusto y "recorte" su habitual "garganteo" para aproximarse vocalmente a la Piquer.

"Pero no hemos hecho un trabajo de imitación, sino que hemos creado desde lo más profundo del corazón de estos personajes para dotarles de sinceridad y emoción", ha precisado Rubio.

Completan el reparto los actores Alejandro Vera, en el papel de Lorca, y Avelino Piedad en el de Rafael de León, quien fue el vértice común entre ambas estrellas en cuanto amigo íntimo del primero y poeta coetáneo de la Generación del 27, amén de letrista de algunas de las coplas más famosas de la historia, de "Tatuaje" a "Ojos verdes", pasando por "La zarzamora", "A tu vera" o "María de la O".

"Para mí hay cierta sensación de justicia hacia los tres personajes", ha opinado Vera, que ha tenido que construir su personaje en ausencia de testimonios sonoros sobre cómo hablaba el escritor granadino. "Lo que hemos intentado es darles alma y verdad y convertirlos en tres seres humanos, que es lo que eran", ha señalado.

Probablemente el más desconocido en cuanto a carácter sea Rafael de León, "un rebelde de sangre azul que lo dejó todo para cantarle a la bohemia y casi casi a las prostitutas y los marineros", ha destacado Piedad por su parte.

Sobre esa tábula rasa y con el permiso del director, el actor ha aprovechado para "andalucear y mariconear a gusto" con su personaje frente a la tendencia a "mitificar a las figuras históricas para darles una pátina de decencia impostada que les quita personalidad".

Como musical que se precie, la partitura juega un papel fundamental en el desarrollo del espectáculo, en el que a piano suenan coplas míticas como "Ojos verdes", pero también canciones que recrean la época de la Piquer en Broadway, música cubana, además de canción popular española, jazz y, como sorpresa, una pieza nueva coescrita por Navarro "con una gran orquestación".