fbpx

Madrid tramitó 4.461 contratos de emergencia por 945 millones en la pandemia

Madrid tramitó 4.461 contratos de emergencia por 945 millones en la pandemia

Madrid, 10 nov.- La Comunidad de Madrid tramitó 4.461 contratos de emergencia por 945 millones de euros en el año 2020 durante la epidemia por COVID-19, según un informe preliminar elaborado por la Cámara de Cuentas, que pide al Gobierno Regional madrileño "extremar el celo en el cumplimiento de los procedimientos administrativos".

En el anteproyecto de informe de fiscalización de los contratos de emergencia tramitados por el Gobierno regional durante la pandemia que ha adelantado este miércoles "El País" y al que ha tenido acceso Efe, la Cámara de Cuentas detecta tres expedientes en los que se ha utilizado la tramitación de emergencia para adquirir bienes no destinados a combatir la pandemia.

De los 249 acuerdos analizados por la Cámara de Cuentas, en cuatro no estaba "debidamente justificado" el recurso a la tramitación de emergencia; en 42 no consta la justificación de haber dado cuenta al Consejo de Gobierno; en 109 esa dación de cuentas fue fuera de plazo; en dos casos el inicio de la prestación se ha dilatado en el tiempo y en 33 se han encontrado desviaciones del gasto, generalmente a la baja sobre las previsiones iniciales.

"Entre 2020 y 2021, el Gobierno regional ha adjudicado uno de cada dos euros vía contratos de emergencia, sin publicidad ni competencia entre proveedores", ha señalado el diputado de Más Madrid Alberto Oliver, especializado en fiscalizar la contratación pública.

Oliver ha indicado que "la Comunidad de Madrid es la que más abusado de la contratación por el procedimiento de emergencia, por encima de Andalucía, que cuenta con un mayor presupuesto que Madrid, y de otras regiones gobernadas por el PP".

Por ejemplo, una serie de obras en el Hospital Ramón y Cajal por valor de 1.178.240 euros tardaron cinco meses en comenzar, lo que demuestra que no se daba "una situación real de emergencia", de acuerdo con el informe.

Un equipo de cirugía robótica para el Hospital Clínico San Carlos por un importe de 1.105.395 euros se adquirió mediante un contrato de emergencia, pero el informe correspondiente reconocía que no tenía relación directa con el tratamiento de pacientes covid-19.

Tampoco quedó "debidamente justificado" el recurso a la tramitación de emergencia en los contratos de suministro de tres ecógrafos por 102.800 euros, así como de dos equipos de mamografía por 560.000 euros.

De los 4.461 contratos de emergencia firmados el año pasado, 162 corresponden a obras, 3.626 a suministros y 673 a servicios, siendo junio el mes en el que más se gastó (157.688.496 euros), según el informe del órgano fiscalizador.

La Cámara de Cuentas señala que, "con carácter general, la mayoría de los contratos fiscalizados se han adaptado a las prescripciones que establece el ordenamiento jurídico para esta situación".

"Se ha observado que en algunas ocasiones los expedientes carecen de la documentación mínima necesaria que todo expediente de contratación precisa, aún tramitado por la vía de emergencia", detalla el informe.

El órgano fiscalizador pide a la Comunidad de Madrid que establezca un marco legal para emergencias "en las que tanto los daños como la evolución en el tiempo sean indeterminados, de forma que, en la medida de lo posible se garanticen los principios básicos de la contratación pública".

Y recomienda a la Administración regional que extreme el celo en el cumplimiento de los procedimientos administrativos "procurando que en el expediente consten realizadas todas las fases preceptivas del mismo".

El portavoz del Gobierno regional, Enrique Ossorio, ha valorado positivamente la fiscalización llevada a cabo por la Cámara de Cuentas, que revela que "el 98,5 % de los contratos están perfectamente y el 1,5 % es donde ha puesto algún problema de tipo administrativo", si bien el porcentaje de contratos fiscalizados representa el 5,58 % del total, ya que solo se han revisado 249 del total de 4.461.

Ossorio ha justificado este procedimiento de contratación "en unas circunstancias extraordinarias", al tiempo que ha precisado que el informe no ha concluido, ya que la Comunidad de Madrid tiene que enviar sus alegaciones sobre estas cuestiones que son, ha dicho, "menores".