fbpx

Grandes emisiones de metano en los vertederos de Madrid, las más altas de Europa

Grandes emisiones de metano en los vertederos de Madrid, las más altas de Europa

Satélites de alta resolución han detectado cantidades sustanciales de metano que se escapan de los vertederos adyacentes cerca del centro de Madrid.

Utilizando datos de la misión Copernicus Sentinel-5P combinados con imágenes comerciales de alta resolución de GHGSat, científicos del Instituto de Investigación Espacial SRON de Holanda y GHGSat descubrieron que estos vertederos emitieron 8.800 kilogramos de metano por hora en agosto de 2021, el más alto observado en Europa por GHGSat.

El área fue identificada originalmente en base a un mapeo de puntos calientes de metano utilizando datos de Tropomi del satélite Copernicus Sentinel-5P por investigadores de SRON. Después, el equipo de GHGSat utilizó sus satélites para detectar columnas de metano el 20 de agosto y el 13 de octubre de 2021, que emanaban de dos vertederos ubicados a solo 18 kilómetros del centro de Madrid.

La fuente más grande liberó metano a una velocidad cercana a los 5.000 kilogramos por hora, con imágenes de satélite que muestran una nube de gas de efecto invernadero que se desplaza hacia las residencias cercanas. Actualmente se desconoce la causa de las emisiones, pero los datos se han compartido con el operador.

Según informa la Agencia Espacial Europea (ESA), la Directiva sobre vertederos de 1999 exige que los operadores de vertederos de la UE capturen el gas creado por la descomposición de material orgánico y lo utilicen para generar energía o lo quemen para que no se emita. Aproximadamente 350.000 viviendas podrían aprovecharse de esta tasa de pérdida de metano de los vertederos de Madrid.

Los estudios ahora sugieren que al menos una cuarta parte del calentamiento global inducido por el hombre se debe al metano, un gas de efecto invernadero unas 85 veces más potente que el dióxido de carbono. Los responsables políticos europeos se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030, tomando como valor los niveles de 1990. Las observaciones de GHGSat se realizaron pocos días después de que Madrid registrara su temperatura más alta durante una ola de calor que quemó gran parte del sur de Europa.

Según la Estrategia de metano de la UE, publicada en octubre de 2020, el 26% de las emisiones de metano del continente provienen de los desechos. En todo el mundo, se prevé que los vertederos representen entre el 8% y el 10% de todas las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero para 2025.

La mayoría de los vertederos en Europa y Estados Unidos son "sanitarios" y están aislados de los elementos y del entorno circundante. En países de Asia, África y América del Sur, sin embargo, los desechos generalmente terminan en vertederos abiertos a la intemperie. Estos pueden tener un tamaño de alrededor de 200 hectáreas o más y recibir más de 10.000 toneladas de desechos por día. Son fuentes conocidas de contaminación del aire y del agua.

Los satélites de GHGSat han observado que los vertederos liberan grandes volúmenes de metano en ubicaciones en América del Norte, Europa, América Latina y Asia. Se observó que un sitio, cerca de Yakarta, en Indonesia, emitía 15.900 kilogramos por hora, lo que equivale a casi 400.000 kilos por hora de dióxido de carbono.

Madrid no es el único que tiene vertederos ubicados cerca de viviendas: en abril de 2021, el satélite más nuevo de GHGSat, Hugo, registró grandes cantidades de metano (aproximadamente 4.000 kilos por hora) provenientes del vertedero Matuail de 73 hectáreas en el sur de Dhaka, en Bangladesh, una ciudad de casi 22 millones de personas.

Medir las emisiones de manera constante es un desafío para los operadores y las autoridades de los vertederos. GHGSat y SRON trabajan juntos para abordar el desafío al combinar los datos de Tropomi del satélite Copernicus Sentinel-5P con la flota única de satélites de alta resolución de GHGSat capaces de identificar la fuente de incluso pequeñas fugas.

Los resultados anteriores de la colaboración han incluido operaciones de petróleo y gas en Turkmenistán, minas de carbón en China y otros vertederos.