fbpx

Seguidores de la ‘vidente' de El Escorial siguen visitando su tumba cada mes

Seguidores de la ‘vidente' de El Escorial siguen visitando su tumba cada mes

Los primeros sábados de cada mes los seguidores de Luz Amparo Cuevas, conocida como la 'vidente' de El Escorial, se siguen reuniendo en torno al fresno de las supuestas apariciones después de que el 30 de enero 2020, por orden del Ayuntamiento escurialense y en ejecución de la sentencia que tres años antes anuló la concesión de la licencia, se acometiera el derribo de la capilla que habían levantado en Prado Nuevo, una finca de suelo no urbanizable.

Pero su tumba sigue ahí, lo que hace albergar a sus seguidores la esperanza de obtener los permisos necesarios para volver a edificar la capilla, aunque el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid todavía no tienen sobre la mesa peticiones de licencia.

De hecho, este es uno de los asuntos que probablemente tenga que abordar el nuevo gobierno socialista en El Escorial, que alcanzó el poder tras desbancar al alcalde del PP en una moción de censura en septiembre.

El gobierno del PP ordenó la demolición de la capilla para cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que consideró que fue levantada en 2012 sin las licencias pertinentes.

En la finca privada de Prado Nuevo, en la que se encuentra el fresno en el que supuestamente se le apareció la virgen el 14 de junio de 1981 a Amparo Cuevas, fallecida en agosto de 2012 a los 81 años, la Fundación Virgen de los Dolores ya tiene listo el proyecto de edificación de una nueva capilla y de un centro asistencial de "30.000 metros cuadrados".

Pedro Besari, uno de los responsables de la fundación, ha dicho en declaraciones a Efe que la fundación ha abierto “la puerta al diálogo” con el gobierno socialista de El Escorial para que considere que "es una situación que está por encima de la ideología y dará un servicio que va a traer mucho bien" al municipio.

Pese a que las visitas de los sábados a Prado Nuevo ya son menos numerosas porque, según Besari, se han cancelado las visitas organizadas para evitar aglomeraciones por la pandemia, la cuenta de Youtube de la fundación tiene 250.000 visualizaciones y, en opinión de Besari, “hay una sensibilidad real con este lugar que supera las fronteras españolas”, sobre todo en Latino América y en países de Europa como Polonia.

La fundación confía en que la construcción de la capilla y el centro asistencial se puedan hacer en un plazo "medio-largo” y sostiene que se va a respetar la legislación: “Hasta que no estén todas las bendiciones” no se acometerá “absolutamente nada”, ha recalcado Besari.

Lo que sí tiene amarrado la fundación es que la tumba de Amparo Cuevas permanecerá ahí, ya que dispone de una licencia de instalación del enterramiento singular y es un permiso permanente que está aprobado.

Los nuevos permisos dependerán del visto bueno del Ayuntamiento de El Escorial y del Gobierno de la Comunidad de Madrid, a quienes todavía la fundación no ha remitido el proyecto.

El equipo de gobierno de El Escorial aún no se ha pronunciado sobre este asunto y el responsable de la fundación ha señalado que es una cuestión “muy sensible” para los vecinos, ya que, según Besari, muchos de ellos viven en el municipio por la polémica finca.

El último alcalde socialista que gobernó en la localidad hace 25 años “salió del Ayuntamiento” por no apoyar la sensibilidad de las apariciones, ha apostillado.