fbpx

El Jefe de la Policía Nacional se despide de una etapa marcada por la covid y Filomena

El Jefe de la Policía Nacional se despide de una etapa marcada por la covid y Filomena

Madrid, 5 nov.- Jorge Manuel Martí Rodríguez abandona este viernes el puesto de jefe superior de la Policía Nacional en Madrid tras una intensa etapa de cuatro años marcada por los dispositivos especiales complejos que el cuerpo desplegó por la pandemia y el temporal Filomena, pero también por las protestas o la huelga del taxi.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este viernes su nombramiento como nuevo jefe superior de la Policía en la Comunitat Valenciana, aunque su designación fue comunicada hace una semana por el Ministerio del Interior.

Martí ha mantenido este viernes un encuentro informal con la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, quien le ha agradecido sus años de trabajo en la región.

"Solo tengo palabras de gratitud hacia el hasta ahora jefe superior por su profesionalidad y entrega como servidor público. He estado en permanente contacto con él y aprendido mucho de su buen hacer", ha afirmado a EFE González.

MADRID HA ESTADO "EN LAS MEJORES MANOS"

Para la delegada del Gobierno la seguridad en Madrid, "en el ámbito de las competencias de Policía Nacional, ha estado en las mejores manos con él". "Como estoy segura de que a partir de ahora lo estará también la de la Comunidad Valenciana", ha asegurado.

Martí ingresó en el cuerpo en 1979 y tras desempeñar puestos operativos en Barcelona, fue destinado como inspector a la localidad guipuzcoana de Pasajes.

Tiempo después, en 1984, volvió a Barcelona, de nuevo a puestos operativos, donde ascendió en 1999 a la escala de comisario.

En marzo de 2008 fue nombrado comisario provincial de Castellón, donde ascendió a comisario principal en 2014.

Tras un breve paso como jefe superior de Andalucía Oriental, fue designado en enero de 2018 como jefe superior de Madrid.

En la capital tuvo un desembarco tranquilo hasta los últimos meses de ese año, cuando tuvo que gestionar el dispositivo de la final de la Copa Libertadores que se disputó en diciembre, en el estadio Santiago Brnabéu entre River Plate y Boca Juniors, un partido catalogado de extrema peligrosidad por la rivalidad de sus aficiones. La cita se desarrolló sin incidentes.

LA HUELGA DE TAXISTAS Y LA PANDEMIA

Un mes después, en enero de 2019, las calles de la capital se colapsaron por los 16 días de la huelga de los taxistas, que inundaron las principales arterias de Madrid.

Se produjeron cargas policiales cuando los agentes intentaron desalojar a los conductores que bloqueaban durante días el Paseo de la Castellana.

Con Martí al frente, la Policía Nacional también ha tenido que vigilar las restricciones a la movilidad que se decretaron con motivo de la pandemia del coronavirus.

Un dispositivo que tuvo que controlar las salidas de la ciudad, los desplazamientos dentro de ella y, en gran medida, las fiesta ilegales que se desarrollaron por toda la capital.

Todo ello supervisado por Martí desde la propia Jefatura, como él mismo ha confesado.

EL COLAPSO DE FILOMENA, LOS DISTURBIOS DE HASEL

Mientras se iban relajando las restricciones de la pandemia, la nieve del temporal Filomena supuso otro contratiempo que hizo cambiar el trabajo de los agentes de la calle.

Rescatar personas, repartir suministros, liberar las calles... fueron algunas de sus labores.

Pero Martí tuvo que hacer frente también a los disturbios de febrero en Madrid tras las protestas por la detención del rapero Pablo Hasel.

La noche acabó con 19 detenidos y 55 heridos leves, entre ellos 35 policías nacionales.

Martí se marcha de Madrid sin que se conozca el nombre de su sucesor, aunque será el jefe regional de Operaciones en la Comunidad de Madrid, Manuel Soto Seoane, quien ocupe el cargo provisionalmente.