fbpx

Las familias del colegio Montealto no quieren buscar culpables y convocan un rezo durante 24 horas

Las familias del colegio Montealto no quieren buscar culpables y convocan un rezo durante 24 horas

Las familias del colegio Montealto de Mirasierra, en el distrito Fuencarral-El Pardo, están consternadas por el trágico accidente que se llevó ayer la vida de una niña de 6 años y dejó de gravedad a otras dos alumnas, de 10 y 12 años.

No quieren buscar culpables ante un error en la conducción de una madre que acababa de recoger a sus hijos sumado a una desgraciada causalidad, han señalado padres de alumnos de ese centro.

A las 17.30 horas, justo a la salida de los alumnos de clase, una madre aparcaba en una zona habilitada de estacionamiento se disponía a salir con el coche para regresar a su casa con sus hijos. Iba tranquila, estaba bien aparcada.

Pero en lugar de pisar el freno para dar marcha atrás y abandonar el lugar, pisó el acelerador con tan fatal casualidad que tres niñas estaban justo delante de su vehículo, un Volvo 4x4 de grandes dimensiones.

Atropelló a tres niñas, de 6, 10 y 12 años. La pequeña, a pesar de ser reanimada durante 40 minutos por los equipos de emergencias del Samur-Protección Civil, falleció. Las otras dos fueron trasladadas de gravedad a los Hospitales Niño Jesús y La Paz, donde se encuentran estables en la UCI.

Los padres del colegio están desolados. Ayer, convocaron a los alumnos de Fomento Montealto a una oración por la niña y por la recuperación de las otras dos alumnas.

Además, se ha creado una cuenta con la finalidad de organizar el rezo del Santo Rosario durante 24 horas en el Colegio para pedir por el alma de la pequeña, por su familia, por las otras dos chicas afectadas, por la conductora y por todas las familias presentes y no presentes afectadas.

No buscan culpables ante lo que ha sido un fatal accidente, "una desgracia", han apuntado las mismas fuentes. El atropello se produjo delante de la entrada principal del colegio, un lugar donde se ponen vayas para evitar que los padres aparquen mal en la misma entrada.

Las familias asemejan el dolor de los padres de la pequeña fallecida y las otras víctimas "al dolor de la mujer que conducía el coche con el que se produjo el trágico atropello".