fbpx

"Colita Flamenco", un paseo con los protagonistas del flamenco

"Colita Flamenco", un paseo con los protagonistas del flamenco

Madrid, 27 oct.- El flamenco y sus protagonistas, fuera y dentro de escena, han ejercido un influjo pasional sobre una fotógrafa de excepción Isabel Steva Hernández, "Colita", que recién estrenada la veintena supo captar la imagen de grandes artistas de los escenarios también en la intimidad.

"Ver bailar a Carmen Amaya en un descanso del rodaje de "Tarantos" (Rovira Beleta, 1963) me impresionó. Se puso a bailar y los músicos la siguieron. Nos regaló un momento milagroso", ha explicado, este miércoles, durante la presentación de la exposición Colita (Barcelona, 1940) en la sala Andrea D’Odorico del Teatro Español.

A partir de ahí, el flamenco se convirtió en el hilo argumental de sus fotografías.

"Me sentí bajo el síndrome de Stendhal. Siempre he buscado repetir ese momento", añade mientras pasea entre las imágenes de aquel rodaje.

La exposición, comisariada Francesc Polop, exhibe 70 imágenes seleccionadas de un archivo de 2.000, un "homenaje a todas las personas que aparecen y a los que están detrás", ha dicho durante la presentación Natalia Menéndez, directora artística del teatro.

Polop asegura que a pesar de ser imágenes que conoce "siguen siendo para mi impactantes", comenta sobre esta exposición que albergó, hace cuatro años, el Palacio de Carlos V de La Alhambra y que comienza con retratos de 1962 en las barracas de Montjuic y el Somorrostro.

Una sala central con sillas rojas de enea -típicas de los tablaos- descubre la imagen del atardecer del Puerto de Santa María, regalada al poeta Alberti -"me correspondió con un poema, desvela la fotógrafa- junto a otra de Carmen Amaya, seguida de Antonio Mairena, bajo unos azulejos en los que se lee "Pereza", otra de Gades y Cristina y, por último, una de Paco de Lucía, sin camisa.

"Le pedí que se quitara la camisa y lo hizo", relata entre sorprendida y halagada "Colita". "¡Era tan guapo!". Menos solícito se mostró Antonio Soler el bailarín, que no quiso que le fotografiara con sus perros, como revancha a la negativa, le retrató con una jaula de pájaros en un espectáculo, "poco favorecedora".

Imágenes en las que refleja situaciones cotidianas de La Piriñaca, tendiendo ropa o de Bernarda Utrera en el patio de su casa cantando, la mirada de picardía de José Mercé o a un joven Miguel Poveda, jugando con su perro.

El poder de la imagen de Antonio Gades se contempla en varias retratos sobre el escenario, pero en una de ellas abre un lugar íntimo a su familia y aparece junto a su madre mientras le ayuda a vestirse.

Lola Flores, la Chunga, Enrique Morente con un halo de luz que recuerda a una imagen mariana, su hija Estrella, Martirio -sin su peineta- o Cristina Hoyos forman parte de la exposición en la que Polop desvela que resulta evidente "que ella se lo pasaba bien con ellos y ellos con ella, y se nota".

La fotógrafa asiente y asegura sentirse "contenta de enseñar un trozo de mi vida", con el que confía que el espectador también quede atrapado por el flamenco.

La exposición permanecerá hasta el 24 de abril y se podrá visitar de manera gratuita de martes a domingo de 11h a 14h y de 16h a 18h.

"Está hecha a mi medida, como un traje sastre recién cortado. Tiene el tamaño justo y la distribución perfecta", concluye Colita.