fbpx

Aceptan un año de cárcel por los disturbios tras la muerte de un mantero en Madrid

Aceptan un año de cárcel por los disturbios tras la muerte de un mantero en Madrid

Madrid, 26 oct.- Dos jóvenes acusados de participar en los disturbios posteriores a la muerte de un mantero senegalés cuando era perseguido por policías en el barrio madrileño de Lavapiés en marzo de 2018 han aceptado un año de prisión.

Tras el acuerdo alcanzado por el abogado de los procesados y la fiscal, que inicialmente pedía 7 años de cárcel para cada uno de ellos, el tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid ha dejado vista para sentencia esta causa.

La representante del Ministerio Público les ha imputado un delito por desórdenes públicos, otro por atentado contra la autoridad y un tercero por lesiones tras modificar sus conclusiones.

Asimismo, los acusados, P.S.G.B. y J.M.C.M, pagarán de forma conjunta una indemnización de casi 10.000 euros por daños causados en sucursales bancarias, un parquímetro y mobiliario urbano del barrio de Lavapiés.

Individualmente abonarán 350 y 750 euros, respectivamente, a dos policías a los que provocaron lesiones.

La fiscal les reclamaba en su acusación provisional un total de 40.665 euros en concepto de indemnizaciones al Ayuntamiento de Madrid y a dueños de establecimientos por los destrozos provocados y a los agentes que resultaron heridos.

Según el escrito de la Fiscalía, sobre las tres de la madrugada del 16 de marzo de 2018 los acusados, junto a otras personas, se enfrentaron a policías, a quienes arrojaron adoquines y objetos de vidrio.

Añade que al mismo tiempo formaron varias barricadas para obstruir la entrada de los vehículos policiales y del Samur, que acudía para atender a los heridos.

En concreto, J.M.C.M. está acusado de lanzar un adoquín de grandes dimensiones a un Policía Nacional ocasionándole lesiones, en tanto que y P.S.G.B. de enfrentarse a manotazos con otro agente para evitar que le esposara y de golpear luego a otros a los que también lesionó.

A este último también se le imputa la rotura de dos parquímetros y diversos daños en dos sucursales bancarias, en el escaparate de una tienda de cuadros y en un vehículo.

El abogado de los procesados, Diego Redondo, ha celebrado a las puertas de la Audiencia madrileña la sustancial rebaja tanto en la petición de pena como en la indemnización.

A su juicio, la solicitud inicial de la fiscal era "excesiva" y sus clientes iban a pagar por daños en calles del barrio de Lavapiés "por las que ni siquiera habían pasado".

El letrado ha insistido en que el origen de los hechos estuvo en la muerte de un mantero senegalés perseguido por policías. "Parece que se ha quedado en el olvido, no puede volver a ocurrir", ha subrayado.