fbpx

El Ayuntamiento de Madrid retoma las mediciones acústicas en Ponzano para declarar el área como Zona de Protección Acústica Especial

El Ayuntamiento de Madrid retoma las mediciones acústicas en Ponzano para declarar el área como Zona de Protección Acústica Especial

El Ayuntamiento de Madrid ha reactivado la medición de los niveles sonoros ambientales en el entorno de las calles Ponzano y Cardenal Cisneros y la plaza de Olavide, para analizar si se superan los objetivos de calidad acústica y, si así se constata, proceder a declarar el área como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) y a elaborar su correspondiente Plan Zonal Específico.

Así lo ha adelantado este martes 'ABC' y lo han confirmado a Efe fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad, encabezada por Borja Carabante (PP), que precisan que se han instalado 16 terminales en distintas ubicaciones del ámbito que medirán el ruido "en continuo" entre tres y cuatro semanas", y luego se moverán a otros emplazamientos "hasta completar todos los puntos de medición necesarios para la caracterización acústica del entorno".

El ámbito espacial en estudio es el delimitado por las calles Alenza, Bravo Murillo, Bretón de los Herreros, Cristóbal Bordiú, Eloy Gonzalo, Espronceda, Fuencarral, García de Paredes, General Álvarez de Castro, General Martínez Campos, Maudes, Modesto Lafuente, Ponzano, Raimundo Fernández Villaverde, Sagasta, Santa Engracia y Viriato.

Desde el Consistorio recuerdan que, en septiembre de 2019, ya se comenzaron a realizar mediciones en diferentes calles del entorno, comprobándose ya entonces "que existía una clara incidencia de la actividad de ocio en los niveles de ruido que se registran" en las noches de los jueves y los fines de semana.

Sin embargo, el Ayuntamiento considera que deben actualizarse las mediciones para responder a "las circunstancias excepcionales" que se han derivado de la pandemia del coronavirus, que entre otras cuestiones ha traído consigo la proliferación de terrazas de hostelería en todo el barrio, gracias a las medidas de flexibilización adoptadas por el Gobierno municipal de José Luis Martínez-Almeida.

Este fenómeno ha sido objeto de múltiples quejas vecinales en los últimos meses y, en principio, esas llamadas 'terrazas covid', instaladas al amparo de las normas excepcionales del Ayuntamiento, tienen permiso para continuar su actividad hasta el 31 de diciembre.

Pero el Gobierno trabaja en una reforma de la ordenanza de terrazas que, previsiblemente, contemplará la continuidad de estas instalaciones, si bien se limitará en aquellas zonas que se declaren "tensionadas".

Precisamente este mismo martes, decenas de vecinos de varias de las zonas más afectadas por la proliferación de las terrazas se han concentrado a las puertas del Palacio de Cibeles, donde se desarrollaba el pleno municipal, para exigir al Ayuntamiento que no permita la prórroga de las 'terrazas covid' más allá del 31 de diciembre.