fbpx

Localizan una chatarrería clandestina en Usera donde apilaban botellas con gases peligrosos

Localizan una chatarrería clandestina en Usera donde apilaban botellas con gases peligrosos

La Policía Municipal de Madrid ha localizado una chatarrería clandestina de 100 metros cuadrados en el distrito de Usera donde apilaban 73 botellas con gases peligrosos fluorados, herramientas y motores destinados a la instalación y arreglo de aparatos de aire acondicionado, ha informado este jueves el Cuerpo Local en un comunicado.

El pasado día 10 de octubre, sobre las 13:00 horas, agentes de la Oficina de Atención al Ciudadano de la Unidad del Distrito de Usera procedieron a realizar una inspección de carácter administrativo a un almacén de chatarrería, que carecía de rótulo comercial. Dentro, los agentes observaron que se estaba realizando almacenaje de piezas y herramientas, tanto nuevas como usadas, relacionadas con el arreglo e instalación de aparatos de aire acondicionado.

En el momento de entrar los agentes en el local, se encontraron en el interior a cinco personas, tres de las cuales huyeron a la carrera, cruzando los dos sentidos de la calzada donde se ubica este almacén, sin precaución alguna, llegando a tener que frenar de manera brusca varios vehículos que circulaban por el punto.

Los policías identificaron a las otras dos personas y comprobaron que en dicho almacén se apilaban unas 73 botellas que contenían restos de gases fluorados (tetrafluoroetano, Isceon 22, pentafluoretano y otros) sin contar con ninguna medida de seguridad ni equipos de extinción de incendios.

También observaron un cuadro eléctrico sin tapa, al que le faltaban varios pulsadores automáticos cuyos huecos habían sido rellenados con papeles que estaban en contacto con el cableado eléctrico. Además todas estas infracciones, también se detectaron infracciones higiénico-sanitarias graves en los aseos del local.

Por todo ello, los agentes municipales realizaron acta-denuncia en materia de medio ambiente para la Comunidad de Madrid, por si dicho establecimiento debiera encontrarse inscrito en el registro de gestores de residuos, así como un informe solicitando el decreto del cese de la actividad por parte de los técnicos de la Junta Municipal.