fbpx

Los calentadores y las mallas vuelven a escena con el nuevo montaje de "Fama"

Los calentadores y las mallas vuelven a escena con el nuevo montaje de "Fama"

Los calentadores, las mallas y la música ochentera que ha cautivado a varias generaciones vuelven a los escenarios españoles a partir del 8 de octubre, con el nuevo montaje de "Fama. El Musical", que se estrenará en el Teatro Apolo de Barcelona y después recalará en Madrid y hará gira por España.

Treinta y tres artistas darán vida a los alumnos y profesores de la High School for The Performing Arts de la calle 46 de Nueva York, que se hizo famosa con la película "Fame" de 1980 y la todavía más famosa serie estadounidense que, con el mismo título, emitió TVE entre 1983 y 1986.

El musical basado en el filme ha recorrido veintiocho países desde 1988 y ahora vuelve a España, con una producción nueva "fiel al original, pero con cambios en coreografías, arreglos musicales, escenografía, vestuario e iluminación", según ha explicado este miércoles la directora artística del espectáculo, Coco Comin.

La nueva puesta en escena sigue estando ambientada en los años ochenta, como el original, porque "es una obra de culto en la que el público lo que quiere es reencontrarse con aquellas músicas y con aquel estilo de danza jazz con elementos del ballet".

Pero "no es un montaje sólo para nostálgicos -añade- porque a los jóvenes siempre les ha gustado este musical que habla de sus problemas".

"La temática es eterna porque los estudiantes son estudiantes en todos los siglos. Siempre les pasa lo mismo: se sienten vulnerables, se enamoran, pierden amigos, sus profesores les piden más...", asegura.

"Todo el mundo se puede sentir identificado: los mayores porque sienten que vuelven a su época de juventud y los jóvenes porque lo están viviendo ahora", agrega Comin, quien ya dirigió el montaje que recorrió España entre 2006 y 2009.

Además de relatar el aprendizaje profesional de un grupo de alumnos de artes escénicas, la obra trata temas como el racismo o las drogas, "asuntos que siguen estando plenamente vigentes y que el espectáculo aborda de una manera muy actual", según la directora, firmemente convencida de que sus autores "estaban en estado de gracia" cuando crearon este fenómeno, que lleva vivo cuarenta años.

"Todo el mundo conoce la canción 'Fame', también los jóvenes, afirma Comin- y programas de televisión inspirados en la película, como 'Fama, ¡A Bailar!', han ayudado a extender el mito".

"Incluso tenemos en el reparto artistas que han participado en alguno de los estos concursos y gente muy joven", como Dianne Jacobs, nacida en Barcelona de padres filipinos, que obtuvo el botón dorado de "Got Talent España" y, a sus 19 años, es el miembro más joven de la compañía.

Jacobs, como todos los cantantes, bailarines y músicos de "Fama El Musical", fue seleccionada en un 'casting' al que se presentaron 900 aspirantes que vivieron en carne propia las famosas palabras de la profesora Grant, que, con su bastón de mando entre las manos, decía en la serie: "Tenéis muchos sueños, buscáis la fama, pero la fama cuesta. Pues aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor".

Hoy en día los jóvenes siguen sudando mucho, ya no solo para conseguir la fama, sino simplemente para encontrar un trabajo, pero Comin está convencida de que las cosas han mejorado, por lo menos en lo que al sector de las artes escénicas se refiere, "porque ya hay alumnos que llegan a las escuelas de teatro musical con la ilusión de ganarse la vida con esta profesión, algo que antes no se podía ni soñar en España".

"Vamos con cien años de retraso respecto a los anglosajones, que son los inventores del musical, pero ya hemos aprendido. Cada vez tenemos más artistas y mejor preparados, y también productores que se arriesgan. El musical español está en un momento dulce", concluye.