fbpx

"El libro de Sicilia", mirada poética a la reconstrucción de un terremoto

"El libro de Sicilia", mirada poética a la reconstrucción de un terremoto

Mucho dolor, mucho drama, pero también hay fiesta y necesidad de encontrarse en "El libro de Sicilia" que cuenta el relato de un superviviente del terremoto que arrasó el valle siciliano del Belice en los años 60, una historia pasada por el tamiz poético de Pablo Fidalgo, autor y director de la obra.

La nueva producción del Centro Dramático Nacional (CDN) cuenta la historia del pueblo siciliano de Gibellina, que fue devastado por un terremoto en el año 68, y de Nicolò Stabile, superviviente de la tragedia en la zona y testigo de su transformación.

"El libro de Sicilia" trata de conservar la memoria de un pueblo tras un terrible movimiento de tierra, "una obra con tintes documentales y poéticos, que conectan con el sociedad actual y con el Mediterráneo", ha detallado este miércoles en rueda prensa dice Alfredo Sanzol, director del Centro Dramático Nacional.

Desde el 8 al 31 de octubre esta obra, que estará en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero, habla de cosas de las que nadie habla ya. "Por eso, vamos a hablar del destino de un pueblo, del sentido de la tragedia hoy", añade Fidalgo.

Son cosas de las que es difícil hablar, "pero es una vivencia que está allí" dice Fidalgo para quien esta obra aborda "la necesidad de una vida autentica en esta sociedad de pantallitas".

"La historia de Nicolò, que está en escena y que es uno de los actores principales, nos sirve para pensar las corrientes y los flujos migratorios hoy en el Mediterráneo y qué significa en la actualidad migrar o tener una casa", precisa Fidalgo, quien añade que la obra también es una suerte de "fiesta de homenaje a esa zona tan golpeada del sur de Europa y del Mediterráneo".

Según Fidalgo, este región italiana "es un lugar magnético, que te atrapa y que presenta una doble cara: aridez, infertilidad, imposibilidad económica, pero al mismo tiempo la fuerza del volcán, de la luz, de la naturaleza, de las ruinas".

No es un teatro de personajes, sino de experiencias, de vivencias con una cierta fábula, además de contener una parte documental. "La obra está construido a partir un monólogo personal", cuenta Fidalgo (Vigo, 1984).

El reparto está integrado por el propio Nicolò Stabile junto con los intérpretes Cecilia Arena, Lautaro Reyes y el músico F.M.Fortuna.

Para la obra, Fidalgo ha contado con un equipo de distintas nacionalidades -México, Chile, Venezuela, Italia o España-, necesitaba personas que contara con la experiencia de un terremoto, que tuviera memoria corporal de terremoto", explica Fidalgo.

Esta pieza trata sobre todo de un pueblo que perdió la memoria dos veces, "que fue destruido dos veces, pero que en mi opinión todavía está buscando su última oportunidad", concluye el creador vigués.